6 consejos para que no te quedes sin batería en el móvil cuando más lo necesitas

6-consejos-para-que-no-te-quedes-sin-bateria-en-el-movil-cuando-mas-lo-necesitas

¿Alguna vez te has quedado sin batería en el móvil cuando más lo necesitabas? No eres el único. Mantener la batería del móvil en óptimas condiciones para poder usarlo en todo momento sin interrupciones es todo un reto. A día de hoy el uso intensivo que hacemos del móvil pone al límite la batería del mismo. El uso de las aplicaciones móviles, los videos en el móvil y la navegación en Internet desde el dispositivo hacen que las baterías duren cada vez menos. Esto da lugar a que se den situaciones de tener que cargar el móvil varias veces al día si queremos seguir utilizándolo.

¿Es posible tener siempre batería en el móvil, aunque lo utilicemos intensamente? Sí, es posible. Aquí tenéis una serie de consejos que os ayudarán a no quedaros sin batería en el móvil cuando más lo necesitéis.

  1. El calor es el gran enemigo de los dispositivos electrónicos. Las altas temperaturas afectan irremediablemente a todos los aparatos eléctricos, y especialmente a las baterías. El calor reduce la vida de las baterías y además acelera que se descarguen más rápido. Por lo tanto, es muy importante que tengamos el móvil alejado de temperaturas extremas. Una forma, es tenerlo siempre a la sombra y alejado de los rayos del sol.
  1. Aprovechar las conexiones Wi-Fi. Evita realizar actualizaciones de software y de apps del móvil con nuestra conexión de Internet. El uso de los datos del móvil incrementa el consumo de energía, mientras que el uso del Wi-Fi consume menos batería. Además, a veces, las nuevas versiones de software y apps de móvil incluyen actualizaciones que disminuyen su peso y facilitan la carga de los mismos, con lo que influye en un menor consumo de energía y por tanto alargan la batería del dispositivo.
  1. Desactiva las actualizaciones automáticas. Las continuas actualizaciones de las versiones del software y de las aplicaciones incrementan de forma notable el consumo de batería. Es mejor fijar unos días al mes para la actualización de aplicaciones en vez de tener que estar todos los días actualizando alguna de ellas.
  1. Configura tu móvil para disminuir el uso de energía. Hay móviles que permiten configurarlo para que consuman menos batería. Esto generalmente implica que el móvil queda “dormido” cuando no está en uso o que se reduce el volumen de los sonidos o el brillo de la pantalla. En esta configuración destaca el ajuste del brillo de la pantalla o quitar el modo vibración del móvil. Esta configuración de bajo consumo es muy útil para alargar el tiempo de la batería cargada.
  1. El uso de la localización permanente del GPS y el uso Bluetooth consumen mucha energía en el móvil. Si no vamos a usar el GPS y sobre todo el Bluetooth, es mejor desactivarlo. Es una forma fácil de conseguir no quemar energía de la batería de forma innecesaria.
  1. Gestionar el tiempo del uso de videos, juegos, fotos y aplicaciones. Son de las acciones que más consumen energía. Además, es importante cerrar aquellas aplicaciones que no usemos, ya que si las tenemos abiertas (aunque estén en segundo plano), consumen mucha energía.

Finalmente, para alargar la vida útil de la batería del móvil no es recomendable esperar a que se descargue por completo para su carga. Es recomendable que la vayamos cargando a medida que se va reduciendo el tiempo disponible de la batería. Las recargas de forma regular son mejores que las recargas con la batería totalmente descargada.

 

Trucos para ahorrar con las plantas de casa

¿Te gustan las plantas? ¿Necesitas sentir en tu casa el aroma y la presencia de estos vegetales? Pues estás de enhorabuena. Puedes sacarles todo el potencial a tus plantas y, a la vez, ahorrar dinero. Para ello, te presentamos una serie de consejos que te pueden servir de gran ayuda.

Un huerto en tu casa
Si tienes dotes de agricultor y te gustaría cultivar lo que comes, ya estás tardando en montarte un huerto. Busca un sitio soleado en la terraza de tu casa o construye un parterre con materiales reciclados. Si dispones de jardín o de un terreno con acceso a agua, mejor que mejor. Si, en cambio, no dispones de espacio pues probar a construir un pequeño huerto de especias en la repisa de tu ventana. Y te preguntarás: ¿dónde está el ahorro?

Pues bien, piensa en las lechugas y tomates que pueden salir de ese pequeño huerto con un poco de mimo y dedicación o recréate con hierbas aromáticas como la albahaca o el romero que le pueden dar ese toque especial a tus platos. En un corto espacio de tiempo podrás sentir la satisfacción de comer algo que has cultivado.

Reutiliza el agua para regar tus plantas
Aprovecha todos los recursos a tu alcance para que tus plantas crezcan fuertes y sanas. El más fundamental de todos es el agua. Los españoles gastamos entre tres y seis litros de agua por persona y día, lo que supone un desperdicio considerable. Aprovecha el agua que sale de la ducha antes de que adquiera la temperatura que deseas para regar tus plantas.

También puedes dejar un pequeño cubo en la ventana para que se llene de agua de lluvia. El agua de lluvia tiene la ventaja de que no contiene cal, ni cloro, como la mayoría de las aguas para consumo humano. De esta manera, tus plantas asimilarán mejor los nutrientes y minerales que les proporciona el líquido elemento.

Abono natural
Lo mismo que te hemos explicado con el agua, lo puedes probar con los residuos orgánicos que se generan diariamente. No deseches la piel de una naranja, córtala en pedacitos y deposítala en un tiesto o una jardinera. También puedes hacerlo con mondas de patata, cáscaras de plátano o corazones de manzana. Seguro que tus plantas te lo agradecerán y reducirás sensiblemente la cantidad de residuos que generas.

Sistema de riego
Si tienes un huerto, optimiza tu sistema de riego. Hazte con un medidor de agua para saber con precisión la cantidad que necesitan tus plantas y hortalizas. El riego por goteo es la mejor opción para ahorra agua, frente al tradicional riego por inundación. Mantén a raya las malas hierbas que les quitan sustento a tus plantas, pero no las tires. Te lo explicaremos en el siguiente punto.

Recicla las malas hierbas
No hay nada mejor que el compost para nutrir tus vegetales. En lugar de gastarte una buena cifra en abonos industriales, fabrícate tu propio compost con esas malas hierbas que crecen en tu huerto. Tritura los vegetales todo lo que puedas con ayuda de unas tijeras de podar y almacénalos en un lugar adecuado. También puedes fabricar tu compost en un bidón de plástico. Al cabo de unas semanas, la materia vegetal se irá descomponiendo y estará lista para usar como abono natural.

Ahorra en cosméticos
La planta de aloe vera posee unas cualidades excepcionales para el cuidado y la correcta hidratación de la piel. Este tipo de cactus es ideal para tener en el interior de tu casa, pues no necesita mucha agua, ni grandes cuidados. Sólo tienes que conseguir una maceta de barro. A continuación, le añadimos la mitad de turba y la mitad de tierra de jardín. No olvides añadirle gravilla al fondo de la maceta para que sirva de drenaje y alivie el exceso de agua. Por último, planta el esqueje en la maceta. En un breve espacio de tiempo verás los resultados tanto en tu piel, como en tu bolsillo.

Trucos de belleza para ahorrar tiempo

Las prisas y el ritmo de vida actual nos impiden dedicarle todo el tiempo que desearíamos para ponernos guapas. Si quieres estar divina, pero te da pereza estar horas en el baño arreglándote, te ofrecemos una serie de consejos para que nunca pierdas la elegancia y, además, ahorres tiempo y dinero.

Champú seco
Si no has tenido tiempo de lavarte el pelo, puedes consultar en cualquier droguería o tienda de cosméticos las ventajas del champú seco. O, si lo prefieres, puedes fabricarte tu propio champú a base de polvos de talco para bebé, mezclado con bicarbonato sódico y la fragancia que más te guste. Su aplicación es sencilla: abrimos el pelo en secciones, espolvoreamos, esperamos un minuto a que actúe y, posteriormente, cepillamos bien.

También puedes comprar este tipo de champú en formato spray, lo cual te puede sacar de más de un apuro por lo rápido y sencillo de su uso.

Maquíllate en tres minutos
A veces pensamos que cuanto más tiempo dedicamos a maquillarnos mejores van a ser los resultados. Sin embargo, no hace falta echarle horas a nuestro look para conseguir un aspecto natural a la par que efectivo.

Aplícate una buena base, no hace falta que sea por toda la cara. A continuación, aplica un corrector en las zonas más sensibles de la piel, como enrojecimientos y manchas. Tras la base, es el turno de los polvos. Es importante que conozcas tu tipo de piel para que estos le vayan bien a tu cutis. Los más compactos ofrecen resultados espectaculares, pero no son aconsejables si tienes la piel muy grasa.

Después, usa un poco de colorete para resaltar las mejillas y aportar luminosidad a tu rostro. No te cortes con la cantidad y procura aplicártelo en una zona con mucha luz para que puedas controlar mejor cómo te queda. Las principales zonas donde se utiliza el colorete son la barbilla, la frente y los pómulos. Para ello, necesitarás una brocha ancha y efectuar movimientos rápidos para que quede uniforme.

Cuida tu piel con una crema humectante
No hay momento mejor que después de una ducha para poner a punto tu piel. Las cremas humectantes ayudan a preservar el pH natural del órgano más grande de nuestro cuerpo creando una barrera que impide que el agua que contiene nuestra piel se evapore.

En la actualidad, existen cremas humectantes e hidratantes para todo tipo de pieles y que contienen también todo tipo de aromas. La rosa mosqueta, la avellana, el aloe vera o la lavanda son algunos de ellos. Además de prevenir los contratiempos que puedan ocurrirle a tu piel, ahorrarás tiempo en ocultar esas pequeñas imperfecciones que te preocupan.

Cuida tus labios
Muchas veces, los labios pasan desapercibidos en cuanto a maquillaje se refiere. Si eres de las que les gusta utilizar carmines y barras de labios, no debes olvidarte de hidratar esta zona tan sensible a la vez que sensual.

Protégete con un cacao de labios para evitar las ampollas y los trozos de piel muerta originados por el frío.

Depilación facial
Con la simple ayuda de unas pinzas puedes mantener a raya ese vello facial que te trae de cabeza. Si adquieres una rutina diaria, con cinco minutos frente al espejo todas las mañanas servirá para que luzcas unas cejas perfectas y elimines esos pelillos del bigote.

Peinados express
Te has dormido y vas a llegar tarde a una reunión de trabajo. Has salido de la ducha y no te ha dado tiempo a peinarte como quisieras. La solución es fácil: hazte un recogido. Sólo necesitas una goma del pelo e imaginación

Trucos para gastar menos dinero en la cuesta de enero

trucos ahorrar

Las Navidades y el comienzo del año son fechas con muchos gastos. La famosa cuesta de enero deja temblando las cuentas y ahorros de muchas familias. Con el nuevo año se retoman viejos propósitos y surgen nuevos en un momento en el que muchas veces se ha agotado el presupuesto. El principio de año es un buen momento para adoptar nuevos hábitos de consumo y de ahorro que nos ayuden a tener unas mejores finanzas personales y una economía doméstica más equilibrada. Para alcanzar esta meta es muy útil seguir una serie de pautas y de consejos que explicamos a continuación.

Ahorrar en rebajas
Las rebajas son tradicionales en esta época. Tenemos que ser muy cautelosos con las rebajas ya que realmente nos incentivan a comprar aquello que muchas veces no necesitamos. Antes de dejarse seducir por las rebajas es importante revisar nuestro fondo de armario y nuestros cajones para identificar realmente qué necesitamos. Lo más recomendable es no comprar aquello que no necesitamos, aunque esté muy rebajado.

Reducir deudas
Año nuevo, balance nuevo. En los primeros días del año es beneficioso analizar el estado de las deudas que tenemos (hipoteca, préstamos de viajes, coche, compras, …) y planificar un plan de amortización realista a lo largo del año. Cuanto antes se amorticen las deudas menos intereses se pagan y por lo tanto más se ahorra.

Ahorrar en suministros
Con el nuevo año es conveniente revisar las tarifas que tenemos contratadas en la luz, teléfono, Internet y gas. Lo mejor es comparar tarifas con otras compañías y ver qué ofertas nos interesan más. En telefonía fija y móvil están apareciendo continuamente nuevas ofertas por lo que es importante tener en cuenta las penalizaciones de permanencia y fijarse también que la oferta que nos puede interesar ofrece un nivel de servicio igual o mayor del que tenemos actualmente contratado. Además de cambiar de compañía es útil revisar nuestros hábitos en el uso de la luz, del agua y del gas. Cambiando un poco nuestros hábitos podemos obtener importantes ahorros.

Ahorrar en el coche
El automóvil concentra uno de los gastos más importantes en una familia. Para reducir los gastos relacionados con el coche es útil planificar desde el comienzo del año la revisión de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). El precio de la ITV varía un centro a otro. Otro apartado importante del gasto del vehículo es la gasolina. Aunque actualmente los precios de la gasolina están bajando podemos encontrar gasolineras con precios más competitivos que otras. Es importante identificar qué gasolineras tienen los precios más bajos. Además, existen tarjetas de ahorro vinculadas a supermercados que permiten obtener un pequeño ahorro extra. El seguro de coche es otro gasto importante. Para ello es importante comparar precios y coberturas de distintas compañías y estar pendientes del seguro dos meses antes de su renovación.

Además de centrarnos en los ahorros anteriores es importante iniciar el hábito de hacer una planificación mensual de ingresos y gastos, así como de contabilizar en papel o en el ordenador todos los gastos que vayamos teniendo a lo largo del mes. Con esto conseguiremos saber cómo y en qué gastamos, por lo que podremos reducir gastos que no necesitamos y empezar a ahorrar mes a mes. También es importante crear el hábito de ir a comprar con una lista cerrada de solo lo que verdaderamente necesitamos. En realidad, ahorrar y mejorar nuestra economía familiar depende en gran parte de nuestros hábitos y de nuestra planificación. Así no solo se afrontará mejor la cuesta de enero, sino que tendremos un año con una economía personal más saneada, equilibrada y con capacidad de ahorro.