Cómo disfrutar de las vacaciones sin que tus deudas vuelen sin control

Cómo disfrutar de las vacaciones sin que tus deudas vuelen sin control

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, se define deuda como “Obligación que alguien tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otra persona algo, por lo común dinero.” Las deudas pueden ser un lastre en nuestra economía familiar. Tenemos que evitar a toda costa endeudarnos. Las vacaciones son un periodo que favorece las deudas, al perder el control de los gastos en un ambiente de relax y desconexión del día a día. “El síndrome de la VISA” por el cual gastamos inconscientemente con nuestra tarjeta de crédito teniendo una sensación de falsa riqueza, puede ser el principal ingrediente para arruinarnos con las vacaciones.

Se puede disfrutar de las vacaciones sin tener que exprimir la tarjeta de crédito y evitando que las deudas vuelen sin control. Para disfrutar las vacaciones sin deudas necesitamos primero aprender a usar la tarjeta y también aprender a no usarla. Algunos consejos para evitar las deudas en nuestras vacaciones son:

  • Analiza todas las tarjetas que tengas y anula aquellas que tengan un alto tipo de interés. Además, aquellas tarjetas con cuotas de mantenimiento altas no son recomendables. Es mejor anular todas aquellas tarjetas que tengamos con cuotas altas de mantenimiento y con altos tipos de interés.

  • Evita usar aquellas tarjetas que te permiten financiar tus compras durante varios meses. Usa solo aquellas tarjetas que no incentivan la financiación de las compras, ya que al final quien siempre gana es el banco o la financiera que emitió la tarjeta. Y quien siempre pierde eres tú pagando más intereses de los necesarios.

  • Controla diariamente los gastos de la tarjeta. Ahora, la mayoría de los bancos tienen su aplicación móvil donde puedes consultar desde tu móvil todos tus movimientos bancarios de forma cómoda. Consulta con frecuencia durante tu viaje los cargos que estás realizando en tu tarjeta para evitar cargos indebidos y ser consciente de todos los gastos que estás realizando con ella.

  • Utiliza tarjetas que te dan puntos en compra de viajes, ya que es una forma de obtener indirectamente descuentos. Eso sí, usa la tarjeta para compras que no requieran la financiación de las mismas, para evitar pagar intereses innecesarios que no compensan los puntos recibidos por esas compras.

  • Utiliza tarjetas que incluyen un seguro de viaje en la compra de vuelos de avión. Estos seguros son muy útiles y te ahorran tener que gastar en la compra de un seguro de viaje.

  • Evita realizar pequeños pagos con tarjeta. Lo más recomendable es pagar en efectivo, porque nos facilita una mejor gestión de nuestro dinero y un mayor control del mismo.

  • Si estás de vacaciones en el extranjero es mejor pagar con tarjeta que sacar dinero del cajero. En este caso, sí es muy útil la tarjeta. Es recomendable usar tarjetas de débito y no de crédito para pagar, con lo que evitamos sorpresas en el caso de que nos roben o clonen la tarjeta.

  • Para evitar robos, establece un límite diario de extracción de dinero del cajero.

  • Evita financiar las vacaciones con un préstamo o con la tarjeta crédito. Es más fácil y económico planificar las vacaciones con tiempo y buscar vuelos baratos, hoteles baratos y cupones de descuentos, que pagar altos intereses de un préstamo.

  • Lleva siempre dinero en efectivo en el bolsillo, y evita utilizar pagar con tarjeta. En las vacaciones siempre es recomendable guardar parte del dinero en distintas maletas y bolsos, y llevar todos los días el dinero justo para los gastos de ese día. Así, controlarás mejor los gastos y no te endeudarás.

Con estos consejos tendrás unas mejores vacaciones, disfrutarás mejor de tus viajes y huirás de las deudas que pueden amargarte la vuelta de las vacaciones.

Ahorrar las comisiones del banco

comisiones_banco

 

Las estadísticas reflejan que tres de cada cinco usuarios que quieren cambiar de entidad bancaria se debe a las comisiones excesivas de su banco por las operaciones más comunes. ADICAE calcula que un cliente de una entidad bancaria puede pagar de media hasta 567 euros anuales en comisiones.
Seguramente estás cansado de pagar comisiones bancarias y seguro que más de una vez has pensado que es un verdadero abuso dejar tal cantidad anual en comisiones a una entidad financiera.
A la mayoría de nosotros nos ha ocurrido lo mismo con los bancos: comisiones de mantenimiento de la cuenta, de las tarjetas de crédito, cobro anual de la información bancaria que llega en papel y una gran cantidad de gastos que, aunque son pequeños y se reciben de manera muy fraccionada, cuando se suman todos a final de año la cifra es bastante elevada.

 

comisiones_banco

 

Ahora, ¿Cómo conseguir ahorrar en comisiones del banco?
Estas son algunas recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de ahorrar en comisiones en el banco:
Ante tal situación una muy buena alternativa puede resultar la banca online, que normalmente ofrece más ventajas frente a los bancos tradicionales, sin necesidad de esperar colas y con un mantenimiento mínimo o prácticamente nulo.

Revisar las comisiones. Si aún no has mirado las comisiones que te cobra tu banco es ahora el momento, ya que últimos años la gran mayoría han subido, e incluso algunas se han disparado.
Cancela todas las tarjetas que no sea necesarias: probablemente pagas comisiones por varias tarjetas, plantéate si realmente las necesitas todas. Dar de baja las que no uses puede ser una buena medida de ahorro.
Cerrar todas las cuentas que no sea necesarias: una opción puede ser concentrar todas tus cuentas en una sola cerrar las que ya no utilizas. Puedes ahorrar hasta 60 euros por cada cuenta que canceles.

Negociar las comisiones con tu banco: las comisiones bancarias son negociables con la entidad, sobre todo si eres un buen cliente. Puedes conseguir que te eliminen las comisiones si tienes la nómina domiciliada, comprar con tarjetas, hacer ingresos, etc. Otra posibilidad es cambiar de entidad, actualmente existen algunas que no cobran comisiones.
Tener cuidado al sacar dinero: lo más seguro si sacas dinero en un cajero que no sea de tu entidad te cobrarán una importante comisión. Si lo haces en una sucursal de tu banco o caja suele ser gratuito.
Evitar aplazar pagos: Cuidado con aplazar los pagos. Muchas veces nos sacan de un apuro, pero recurrir a ellos habitualmente puede generar una dinámica peligrosa y con unos intereses muy altos.

Las transferencias mejor realizarlas por Internet: el realizar una transferencia puede costar más de cuatro euros, y hasta 50 si la cantidad es grande. Si realizas la transferencia a través de Internet te saldrá mucho más económica o incluso gratis.
Importante revisar los extractos: fijarse sobre todo en las cantidades pequeñas y en los conceptos porque puede haber errores.