Mascarillas caseras naturales

mascarillas_caseras_naturales

 

Las mascarillas para el rostro caseras es una de las formas más naturales de refrescar el rostro, además de: hidratar, eliminar las células muertas de la piel, y reafirmar las líneas de expresión.
Las mascarillas son una manera muy popular de mantener la piel saludable y bella. pero antes de dar algunas recetas de mascarillas caseras es importante seguir algunos consejos para aplicar cualquier mascarilla:

 

mascarillas_caseras_naturales

 

Lavar la cara previamente con un baño de vapor de unos 10 minutos.
De esta forma los poros estarán abiertos y la piel absorberá mejor los ingredientes de las mascarillas que vayamos a aplicar.
Aplicar la mascarilla con movimientos circulares lentamente. La mejor forma de empezar es aplicar la mascarilla por la frente y la nariz, después los pómulos, mejillas y la barbilla. Nunca te pongas la mascarilla cerca de los ojos.

Retirar la mascarilla después del tiempo indicado para que sea efectiva en la piel.
Existen varios tipos de mascarilla dependiendo de las necesidades de nuestra piel, si es para piel grasa o para piel seca. Es por eso que debes tener en cuenta lo que necesita tu piel y tu tipo de piel antes de elegir la mascarilla.

Mascarilla nutriente
Mezcla la yema de un huevo con dos cucharaditas de miel. Date un baño de vapor en la cara por 10 minutos y aplica la mascarilla. Déjala actuar por 15 minutos y lávate la cara.

Mascarillas para limpiar, cerrar poros y reafirmar la piel
Licúa un pepino mediano que esté maduro. Mézclalo con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo hasta que esté como una pastita. Aplícalo al rostro y déjalo actuar por media hora. Enjuaga con agua tibia primero y después con agua fría.

Mascarilla exfoliante de miel y almendras
Para preparar una mascarilla exfoliante casera solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar  durante 15 minutos. Finalmente enjuágate el rostro con agua tibia.

Mascarilla reafirmante de pepino
Licua un pepino maduro y mezcla el líquido con una clara de huevo y una cucharada de leche en polvo hasta lograr una masa espesa. A continuación, aplícate la mascarilla y deja reposar la masa durante media hora. Quítatela con agua tibia y aclárate después con agua fría. Notarás cómo desaparecen los puntos negros y se disimulan los poros.

Mascarilla para la piel seca
El aguacate es un fruto tropical que guarda mucha agua en su interior, por ello es ideal para aliviar un cutis seco. Machaca un aguacate, añádele un poquito de leche y remueve hasta conseguir una masa pastosa. Aplícate el cataplasma en la cara y déjalo actuar durante 20 o 30 minutos. Finalmente retíralo con agua tibia.

Mascarilla caseras para la piel grasa de pepino y manzana
Esta mascarilla se utiliza para pieles grasas. Para la mezcla necesitas media manzana roja, medio pepino (ensalada), una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo ello batido y frío en la nevera se aplica en la cara y el cuello y se deja actuar durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.