La bajada del precio de la vivienda

bajada_precio_vivienda

 

El comportamiento del precio de la vivienda en España no va a ser tan estable como pudiera esperarse una vez que este año deje de caer.
Se estima que el descenso del precio de la vivienda en España puede estar llegando a su final. Después de haber registrado una caída general del 35% y del 30% en la obra nueva.
Además, el informe señala que la construcción en España sigue representando casi un 9% del valor añadido bruto del país, la proporción más elevada de la Unión Europea (UE).

bajada_precio_vivienda

La bajada de precios de la vivienda es una de las explicaciones del importante incremento que ha experimentado en 2014 el negocio hipotecario.
Esto se debe a que si el grifo de los créditos había estado cerrado hasta hace poco, este cambio de tendencia es un hecho a la vista de los números.

Los estudios demuestran que España carece de otras actividades boyantes que neutralicen el peso de la construcción residencial. Además la oferta residencial ha ido perdiendo terreno de forma acelerada y ya en 2012 solo se iniciaron 52.000 nuevas viviendas frente a las 763.000 iniciadas en 2006.

Así, los precios subirán en 2015 para estancarse y volver a bajar hasta 2019 o 2020.
El precio medio de las casas se situará en 157.717 euros al cierre de 2014, lo que supone un incremento del 1,4% respecto a 2013, el primero desde el pinchazo de la “burbuja” inmobiliaria en 2008, que ha dejado a su paso una caída acumulada de precios del, 36,6%.

Algunos de los factores como el exceso de oferta, el envejecimiento de la población y la lenta recuperación de las economías familiares harán que los precios de la vivienda se vuelvan a estancar en 2015, con un repunte del 0,8%, hasta los 158.979 euros de media, para entrar en una nueva senda bajista hasta 2019 o 2020, cuando se iniciarán leves crecimientos, muy alejados del encarecimiento de dos dígitos experimentados antes de la crisis.

Más que de bajada de precio de la vivienda, de cara al próximo año, los informes indican que será de transición y estancamiento.
El precio medio de la vivienda se situará en 158.979 euros, tan sólo un 0,8% más. La clave de este leve aumento será el mantenimiento del pulso comprador por parte de extranjeros y nacionales, que buscan activos inmobiliarios a buen precio y con perspectivas de subir, así como la mejoría de las previsiones de crecimiento de la economía española.