10 trucos para ahorrar gasolina y frenar los gastos de tu coche

El gasto en gasolina es uno de los principales agujeros en el bolsillo cuando utilizamos frecuentemente el coche o cuando realizamos un largo viaje en el mismo. Aunque la gasolina ha moderado su precio en comparación con otros años, este combustible es uno de los principales gastos en la economía familiar. La mejor manera de ahorrar en gasolina y frenar este gasto es cambiando el hábito de conducción. Sí, conduciendo de forma distinta podemos optimizar el consumo del combustible del coche. Con los siguientes diez trucos podremos poner límites al gasto y ahorrar gasolina y dinero.

1. Puesta en marcha y arranque. Arrancar el coche sin pisar el acelerador y empezar la marcha después del arranque es una buena práctica para ahorrar gasolina.

2. Primera marcha. Es de las que más consume, por lo que hay que usarla moderadamente y procurar siempre pasar rápidamente a la segunda marcha.

3. Aceleración. Es muy importante que la marcha se adecúe a la necesidad del motor. Esto hará un consumo óptimo del combustible.

4. Mejor las marchas largas que las cortas. Las marchas largas consumen menos combustible y hacen que el coche esté menos revolucionado.

5. Mantener una velocidad homogénea. Los frenazos, acelerones y unas velocidades que cambian bruscamente hacen que se dispare el consumo de combustible.

6. Frenar lentamente. Si se puede, lo recomendable es frenar despacio para que el coche se desacelere sin cambiar la marcha. En este caso es mejor primero levantar el pie del acelerador y un poco después frenar despacio y cambiar la marcha lo más tarde posible.

7. Detención del coche. Lo más recomendable es evitar cambiar la marcha y detener el coche de la forma menos brusca posible si las condiciones lo permiten.

8. Apagar el motor en paradas largas. Cuando el vehículo está parado durante un largo tiempo es mejor apagar el motor en vez de tenerlo encendido.

9. Ser previsor y anticiparse. La clave de la conducción es saber anticiparse a cualquier evento que pueda surgir para adaptar nuestro trayecto a todos los vehículos, peatones y situaciones que prevemos que pueden suceder en nuestro camino. Así, evitamos una conducción brusca que aumenta el consumo de gasolina.

10. Primero seguridad, luego eficiencia. Aunque la optimización del gasto de combustible es importante, no debemos olvidar que la prioridad es la seguridad vial. Por ello, no podemos anteponer el ahorro de gasolina a la seguridad del vehículo, sus ocupantes y el resto de vehículos y peatones a los que puede afectar nuestro coche.

10 consejos para llegar a fin de mes con datos en tu móvil y no quedarte desconectado

10-consejos-para-llegar-a-fin-de-mes-con-datos-en-tu-movil-y-no-quedarte-desconectado

El móvil se ha convertido en una extensión de nuestras manos. Es una herramienta para la comunicación y para el ocio. También tiene un gran uso profesional. Pero, sobre todo, en el móvil navegamos, escuchamos música, vemos vídeos y chateamos. Es más, el uso de las llamadas telefónicas en el móvil está en decadencia mientras que el uso de redes sociales y descarga de todo tipo de aplicaciones ocupan el primer lugar. La primera consecuencia de estos nuevos hábitos es el alto consumo de datos al que sometemos a nuestro servicio de telefonía móvil. Por ello es común que antes de que finalice el mes hayamos consumido nuestro paquete de datos. Esto implica que una vez consumidos los datos, la navegación web en el móvil se hace prácticamente inviable por su lentitud.

Para no quedarse desconectado a fin de mes con los datos de móvil hay una serie de consejos de gran ayuda:

1. La compresión de los datos. Comprimir imágenes y otros archivos es una solución para reducir los datos que gastan. Aplicaciones como Onavo Extend permiten funcionar en segundo plano cuando usas datos móviles para buscar la forma de ahorrar. Además, la app Onavo se desactiva automáticamente cuando te conectas a una red Wi-Fi.

2. Analizar las apps que usamos y lo que consumen. Aplicaciones como la de Facebook tienen un alto consumo de datos. Por lo tanto, es necesario plantearse borrar aplicaciones como Facebook que consumen muchos datos.

3. Uso del streaming de música. Cuando se almacena música y en el móvil no hay más capacidad, en aplicaciones como Spotify se hace uso del streaming. Esto sin duda impacta en un mayor consumo de datos. La solución en este caso concreto es configurar las distintas opciones que ofrece Spotify para hacer uso del streaming, escogiendo la que evita que las canciones se bajen usando los datos del móvil.

4. Actualización de las aplicaciones móviles. Actualizar las apps es uno de los procesos que más datos consumen. Por ello la recomendación es que cuando llegue el momento de actualizarlas se use el Wi-Fi en vez de la conexión a los datos del móvil.

5. Elegir un navegador que consuma menos. Los navegadores más populares como Chrome tienen un alto consumo de datos en el móvil. Una solución es usar otro tipo de navegadores que consuman menos. Una buena alternativa es el navegador Ópera para móvil. Este navegador es muy antiguo, pero ha acertado a la hora de actualizarse en su adaptación a dispositivos móviles. Ópera es un navegador rápido, seguro y de fácil uso. Pero la principal característica es que ahorra hasta un 90% en tu plan de datos móviles.

6. Bloquear la publicidad. Usar un adblock en el móvil ayuda a que no se descargue publicidad y por lo tanto evita consumir más datos. Esto es útil si no tenemos mucho interés en la publicidad en el móvil.

7. No usar el segundo plano. El mayor consumo de datos se da cuando tenemos muchas aplicaciones abiertas en segundo plano. La ventaja es que se cargan más rápido, pero ello conlleva un alto consumo de datos.

8. Analizar las aplicaciones de fotos. Aquellas apps como Instagram que se basan en fotos consumen muchos datos. Igual que en el caso de Facebook, es necesario valorar su uso si tenemos problemas en el consumo de datos.

9. Optimizar la gestión de las aplicaciones. Desde el móvil se puede gestionar que determinadas aplicaciones solo tengan acceso por Wi-Fi, con lo que podemos mejorar mucho el consumo de datos.

10. Analizar y priorizar todas las aplicaciones. Las aplicaciones que no usemos es mejor borrarlas, y de las que usemos hay que analizarlas para ver si realmente nos compensa su uso en relación al consumo que tengan de datos.

Cómo elegir el mejor seguro de decesos

como ahorrar en los costes de servicios funerarios

La elección del mejor seguro de decesos no es tarea fácil ante la oferta del mercado y también por la propia terminología del sector asegurador que en muchas ocasiones no facilita su comprensión. Para poder hacer una buena elección en la compra de un seguro de decesos es importante tener en cuenta lo siguiente:

– Las condiciones personales que nos rodea, ya que, según nuestro nivel económico, edad y situación personal vamos a necesitar un tipo de seguro de decesos u otro.

– Las coberturas y características del propio seguro de decesos.

En lo que respecta a nuestro perfil, lo más importante que condiciona la compra de un tipo de seguro u otro es el nivel económico o la edad. Veamos las distintas situaciones:

– En el caso de que no tengamos una economía doméstica muy saneada y seamos jóvenes nos interesa un seguro de decesos con las siguientes características:

o Prima periódica, preferiblemente mensual ya que es más asumible su pago.
o Prima natural, ya que pagaremos menos durante los años. Hay que tener en cuenta que con prima natural el precio del seguro será muy elevado cuando tengamos una edad cercana a la jubilación.
o Contratación de las garantías básicas, sin tener en cuenta las coberturas opcionales.

– En el caso de que no tengamos una economía doméstica muy saneada y seamos mayores nos interesa un seguro de decesos con las siguientes características:

o Prima periódica, preferiblemente mensual ya que es más asumible su pago. En el caso de que tengamos una edad superior a los 60 años en ocasiones las aseguradoras no nos permitirán contratar el seguro de prima periódica y solo podremos contratar el de prima única.
o Prima nivelada, ya que no pagaremos un precio elevado.
o Contratación de las garantías básicas, teniendo en cuenta la posibilidad de contratar alguna de las coberturas opcionales como invalidez total o permanente.

– En el caso de que tengamos una economía doméstica saneada y seamos jóvenes nos interesa un seguro de decesos con las siguientes características:

o Prima periódica, preferiblemente anual ya que podremos tener un ahorro en el pago anual.
o Prima mixta, ya pagaremos una prima baja los primeros años y a partir de generalmente los 65 años se establece una prima nivelada.
o Contratación de las garantías básicas y de garantías opcionales como las de invalidez total y permanente, traslado del extranjero al lugar de residencia y capital adicional por muerte en accidente.

– En el caso de que tengamos una economía doméstica saneada y seamos mayores nos interesa un seguro de decesos con las siguientes características:

o Prima periódica, preferiblemente anual ya que podremos tener un ahorro en el pago anual. En el caso de que tengamos una edad superior a los 60 años en ocasiones las aseguradoras no nos permitirán contratar el seguro de prima periódica y solo podremos contratar el de prima única.
o Prima nivelada, ya que pagaremos una prima equilibrada y constante.
o Contratación de las garantías básicas y de garantías opcionales como las de invalidez total y permanente, traslado del extranjero al lugar de residencia y capital adicional por muerte en accidente.

– En el caso de que tengamos una economía doméstica muy saneada independientemente de la edad nos interesa un seguro de decesos con las siguientes características:

o Prima periódica, preferiblemente anual ya que podremos tener un ahorro en el pago anual. En el caso de que tengamos una edad superior a los 60 años en ocasiones las aseguradoras no nos permitirán contratar el seguro de prima periódica y solo podremos contratar el de prima única.
o Prima nivelada, ya que pagaremos una prima equilibrada y constante durante toda la vida del seguro.
o Contratación de las garantías básicas y de todas las garantías opcionales como las de invalidez total y permanente, traslado del extranjero al lugar de residencia, capital adicional por muerte en accidente, subsidio diario por hospitalización y todas las que ofrezca el seguro.

También hay que analizar situaciones determinadas. Por ejemplo, para personas que trabajan y viven fuera de su país de origen y son emigrantes y expatriados, les interesa mucho el seguro de repatriación dentro del seguro de decesos. Además, en estos casos también le interesarán todas las coberturas opcionales relacionadas con viajes y salud. Igualmente, para las personas que viven en España, pero son originarias de otro país también les interesa la cobertura de traslado a su país de origen.

Otras peculiaridades surgen cuando se asegura en una póliza de decesos a toda la unidad familiar. En esta situación es importante valorar las necesidades de cada miembro de la familia.

Finalmente, en el proceso de compra del mejor seguro de decesos también influye la compañía de seguros que lo respalda. Generalmente, aquellas compañías de seguros de decesos más antiguas tienen más experiencia en el servicio funerario, por lo que son una garantía de calidad.

Trucos para gastar menos dinero en la cuesta de enero

trucos ahorrar

Las Navidades y el comienzo del año son fechas con muchos gastos. La famosa cuesta de enero deja temblando las cuentas y ahorros de muchas familias. Con el nuevo año se retoman viejos propósitos y surgen nuevos en un momento en el que muchas veces se ha agotado el presupuesto. El principio de año es un buen momento para adoptar nuevos hábitos de consumo y de ahorro que nos ayuden a tener unas mejores finanzas personales y una economía doméstica más equilibrada. Para alcanzar esta meta es muy útil seguir una serie de pautas y de consejos que explicamos a continuación.

Ahorrar en rebajas
Las rebajas son tradicionales en esta época. Tenemos que ser muy cautelosos con las rebajas ya que realmente nos incentivan a comprar aquello que muchas veces no necesitamos. Antes de dejarse seducir por las rebajas es importante revisar nuestro fondo de armario y nuestros cajones para identificar realmente qué necesitamos. Lo más recomendable es no comprar aquello que no necesitamos, aunque esté muy rebajado.

Reducir deudas
Año nuevo, balance nuevo. En los primeros días del año es beneficioso analizar el estado de las deudas que tenemos (hipoteca, préstamos de viajes, coche, compras, …) y planificar un plan de amortización realista a lo largo del año. Cuanto antes se amorticen las deudas menos intereses se pagan y por lo tanto más se ahorra.

Ahorrar en suministros
Con el nuevo año es conveniente revisar las tarifas que tenemos contratadas en la luz, teléfono, Internet y gas. Lo mejor es comparar tarifas con otras compañías y ver qué ofertas nos interesan más. En telefonía fija y móvil están apareciendo continuamente nuevas ofertas por lo que es importante tener en cuenta las penalizaciones de permanencia y fijarse también que la oferta que nos puede interesar ofrece un nivel de servicio igual o mayor del que tenemos actualmente contratado. Además de cambiar de compañía es útil revisar nuestros hábitos en el uso de la luz, del agua y del gas. Cambiando un poco nuestros hábitos podemos obtener importantes ahorros.

Ahorrar en el coche
El automóvil concentra uno de los gastos más importantes en una familia. Para reducir los gastos relacionados con el coche es útil planificar desde el comienzo del año la revisión de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). El precio de la ITV varía un centro a otro. Otro apartado importante del gasto del vehículo es la gasolina. Aunque actualmente los precios de la gasolina están bajando podemos encontrar gasolineras con precios más competitivos que otras. Es importante identificar qué gasolineras tienen los precios más bajos. Además, existen tarjetas de ahorro vinculadas a supermercados que permiten obtener un pequeño ahorro extra. El seguro de coche es otro gasto importante. Para ello es importante comparar precios y coberturas de distintas compañías y estar pendientes del seguro dos meses antes de su renovación.

Además de centrarnos en los ahorros anteriores es importante iniciar el hábito de hacer una planificación mensual de ingresos y gastos, así como de contabilizar en papel o en el ordenador todos los gastos que vayamos teniendo a lo largo del mes. Con esto conseguiremos saber cómo y en qué gastamos, por lo que podremos reducir gastos que no necesitamos y empezar a ahorrar mes a mes. También es importante crear el hábito de ir a comprar con una lista cerrada de solo lo que verdaderamente necesitamos. En realidad, ahorrar y mejorar nuestra economía familiar depende en gran parte de nuestros hábitos y de nuestra planificación. Así no solo se afrontará mejor la cuesta de enero, sino que tendremos un año con una economía personal más saneada, equilibrada y con capacidad de ahorro.