Cómo organizar la nevera para ahorrar energía

organizar_nevera_ahorro_energia

 

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más gasto consume en la factura de la luz. Debes tener en cuenta que está funcionando las 24 horas del día y requiere una energía importante, esto también puede variar en función de su tamaño y la cantidad de alimentos que conserve.
Además, es conveniente mantener siempre bien limpia y ordenada la nevera, así evitaremos que se estropeen los alimentos. También es importante controlar que la nevera funcione correctamente y que la temperatura sea la adecuada.

 

organizar_nevera_ahorro_energia

A continuación os damos una serie de consejos para saber cómo organizar la nevera y así ahorrar dinero en la factura de la luz y conservar durante más tiempo los alimentos:

En primer lugar, antes de colocar los alimentos en la nevera debemos tener en cuenta cuales son las zonas más frías y más calientes. La zona más caliente (o menos fría) es la puerta del frigorífico. Aquí sólo debes colocar las botellas con bebidas, o los condimentos: salsas, mostazas, etc. La temperatura de los estantes va descendiendo a medida que bajamos de altura. Una forma de ahorrar energía con la nevera es usar las diferentes zonas de temperatura.


El modelo de almacenado más eficiente en la nevera es el siguiente:
La sección superior es la zona menos fría: esta es ideal para conservar alimentos ya cocinados y sobras.
Las verduras deben estar en el cajón especial para verduras: encima de este se encuentra la zona más fría de la nevera. Coloca allí los alimentos perecederos como la carne o el pescado.
Si tienes cajones con distintos grados de humedad, debes organizarlo de la siguiente forma:

Humedad alta: coloca aquí los vegetales que tienden a marchitarse rápido, como son las zanahorias, lechugas espinacas, zanahorias, coliflor, etc.
Humedad media: aquí van los cítricos, melones, sandías y los tomates.
Humedad baja: la fruta y vegetales que tienden a romperse o golpearse y pudrirse como son las uvas, manzanas, peras, etc.
Colocar cada alimento en su compartimento correspondiente: también es importante guardar cada producto por separado, tapado y marcado, para evitar contaminaciones cruzadas.

Selecciona la temperatura óptima: no fijar la temperatura en un valor demasiado bajo. La temperatura óptima de un frigorífico es de 7º Celsius, mientras que la temperatura de un congelador no debe estar por debajo de los -18º Celsius. Puedes controlar fácilmente las temperaturas de la nevera y el congelador mediante el dispositivo que suelen traer los frigoríficos.

Descongelar el frigorífico regularmente: descongelarlo regularmente asegura un constante y eficiente enfriamiento con un consumo moderado. Si en un compartimento hay escarcha, este es el que se enfría primero (en vez de los alimentos), cosa que obliga al frigorífico a realizar un sobresfuerzo para enfriarlo y un consumo mayor de energía. Afortunadamente, muchos modelos nuevos de frigoríficos incorporan un sistema automático de descongelado.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

certificado_energetico

 

El certificado de eficiencia energética o certificado energético es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble.

Es el documento resultante del proceso de certificación energética de un inmueble. Recoge información sobre elementos constructivos del inmueble y sus instalaciones.
De esta forma el certificado de eficiencia energética otorga al inmueble una calificación energética en función de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y el consumo de energía.

certificado_energetico

¿Por qué es necesario el certificado de eficiencia energética?
Según la normativa actual, exige que todos los edificios existentes, cuando se vendan o se arrienden, dispongan de un certificado de eficiencia energética.
Por eso, resulta obligatorio disponer de dicho certificado antes de proceder a realizar la venta o contrato de arrendamiento correspondiente.
Además desde el punto de vista del propietario, el certificado energético le informará de lo eficiente que es un edificio aportando una característica más a tener en cuenta en toda operación de compraventa del edificio.

¿Qué edificios se deben certificar?
De forma general, todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler se deben certificar. La normativa incluye algunas excepciones en cuanto a los edificios que deben solicitar el certificado, aunque la mayor parte no son representativos del actual parque de viviendas.

¿Cómo se calcula la eficiencia energética de un edificio?
La eficiencia energética en un edificio se calcula midiendo la energía en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se deben tener en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como pueden ser la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación.

¿Dónde se puede solicitar?
Para solicitar el certificado de eficiencia energética deberá acudir a los técnicos en posesión de titulación habilitante, es decir, arquitectos o ingenieros. El propietario tendrá total libertad para elegir a dichos técnicos.

¿Qué apartados contiene un certificado de eficiencia energética?
La identificación del edificio: o si es el caso, de la parte del mismo que se certifica.
El procedimiento escogido para la obtención de la calificación energética: de dicho edificio, es decir, la opción general, programa informático, u opción simplificada indicando la siguiente información:
La descripción de las características energéticas del edificio: como puede ser envolvente térmica, condiciones normales de funcionamiento y ocupación, instalaciones y otros datos utilizados para obtener la calificación energética del edificio.
Identificar la normativa sobre el ahorro y eficiencia energética que le era de aplicación en el momento de su construcción.
Una descripción de cada una de las comprobaciones, pruebas e inspecciones llevadas a cabo por el técnico certificador.
Una calificación de la eficiencia energética del edificio expresada mediante la etiqueta energética.
Un documento que recoja las medidas recomendadas por el técnico certificador: estas deben estar clasificadas según su viabilidad técnica, funcional y económica, así como por su repercusión energética.

Cómo ahorrar dinero con los electrodomésticos

 

Hoy en día la factura de la luz puede suponer un gasto muy importante en la mayoría de los hogares. Debemos tener en cuenta que el 20% de la energía que se consume en España viene de nuestros hogares.

Entre todos los electrodomésticos del hogar el que más consume es el frigorífico, más incluso que la lavadora y televisor juntos. Es importante conocer el reparto del consumo energético que existe en los electrodomésticos del hogar, habitualmente es el siguiente:
Iluminación: 18%
Frigorífico: 20%
Calefacción: 15%
Televisor: 10%
Vitrocerámica o cocina eléctrica: 9%
Lavadora: 8%
Pequeño electrodomésticos como puede ser la plancha: 7%
Horno eléctrico: 4%
Ordenador: 1%
Microondas: 2%

ahorrar_electrodomesticos

Estos son algunos consejos para ahorrar energía con los electrodomésticos en el hogar:
Revisar la potencia contratada en el hogar:
en ocasiones disponemos de un contrato de potencia muy por encima de las necesidades del equipamiento del hogar.
Vigila el standby: el consumo que suponen los electrodomésticos que no estamos usando pero que están en modo standby pueden suponer entorno a un 15% del consumo eléctrico de la vivienda, cantidad que nos ahorraríamos si apagamos los aparatos de forma completa. Ya que muchos electrodomésticos consumen energía cuando no los estamos utilizando ya que en lugar de apagarlos los dejamos en modo espera con el piloto encendido.

Tener en cuenta el etiquetado energético en los electrodomésticos: es importante a la hora de comprar un electrodoméstico, hay que elegir el más eficiente. El etiquetado energético nos informa sobre el consumo de energía y otros datos complementarios relativos a cada tipo de aparato a lo largo de su vida. Están identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes. Progresivamente van apareciendo nuevas clases más eficientes, A+, A++ y A+++.

Cargar al máximo el lavavajillas y la lavadora: utilizar el programa adecuado según el grado de suciedad. Además debemos limpiar periódicamente los filtros de agua y vigilar el mantenimiento del lavavajillas y la lavadora para su correcto funcionamiento.
Regular adecuadamente la temperatura del frigorífico y eliminar la escarcha.
Utilizar más el microondas en lugar del horno:
se puede obtener un ahorro superior al 60% ya que el microondas es el electrodoméstico que menos energía emplea en recalentar la comida.

Cómo ahorrar en la factura del gas

ahorrar_factura_gas

 

Cuando comienza a apretar el frío es inevitable enchufar la calefacción en casa para poder estar a gusto, sin embargo de nuestros hábitos va depender el coste de la factura del gas pueda ser más o menos moderada.
Además hoy en día, con las continuas subidas del precio del gas, mantener la casa caliente en invierno se está convirtiendo en un verdadero lujo.

ahorrar_factura_gas

El uso intensivo de la calefacción durante estos meses de frío hace que muchas familias tengan que apretarse el cinturón para poder calentar los hogares en los duros meses de invierno.
El consumidor que quiera ahorrar en la factura del gas deberá conocer primero que este suministro se mide en metros cúbicos (m3), pero la compañía lo convertirá en kilovatios hora (kWh) y conllevará un precio de ese kWh que será lo que pagará en la factura del gas natural.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que para ahorrar en la factura del gas basta con cambiar de hábitos de consumo a otros más racionales.
Estos son algunos consejos para conseguir que la calefacción sea más eficiente así poder ahorrar en la factura del gas:

Purgar los radiadores: purgar o sacar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, no calientan con toda la potencia necesaria.
Mantener una temperatura constante y moderada: conviene tener la calefacción entre 18 y 21ºC durante el día, suficiente para estar a gusto y no gastar excesivamente. Ten en cuenta que cada grado de más que subas va a incrementar el gasto en un 8%, aproximadamente. Por ello te puede ser útil instalar un termostato que te ayude a regular la temperatura de forma automática, sin tener que estar todo el rato encendiendo y apagando. Visita nuestro artículo Cómo optimizar la calefacción para conocer más detalles.

Evitar calentar las habitaciones que no uses: no calientes las habitaciones vacías. Para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.
Revisar el aislamiento de la casa: entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Por ello, es necesario comprobar que la vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.

Busca un comparador de servicios de energía: podrás comprobar cómo varían los precios de unas compañías a otras, y decidirte por la que más te convenza para ahorrar en la factura del gas. Puedes usar por ejemplo el comparador online que ofrece la Comisión Nacional de la Energía.
Mantenimiento y revisión de la caldera adecuada: si está sucia aumentará el consumo de energía. Además, al principio de cada temporada invernal hay que purgar los radiadores, dejando que salga todo el aire que tengan hasta que empiece a salir agua caliente.

Apps para ahorrar en la factura de la luz

apps_ahorrar_luz

 

Hoy en día, decir que existe una App para cada una de nuestras necesidades no es nada exagerado. Es más, existen un montón de ellas para cosas que ni siquiera necesitamos.

¿Te has planteado alguna vez si existen aplicaciones para ayudarte a ahorrar en tu factura de la luz?
Actualmente con la compleja regulación de la energía ha sido desarrollada intencionadamente, por el gobierno y las empresas, para que los consumidores se encuentren desorientados, y desconozcan si el precio que están pagando por dicha energía se corresponde por lo que realmente han consumido.

apps_ahorrar_luz

Es por eso que en la actualidad están surgiendo algunas aplicaciones para ahorrar luz y ayudar a los usuarios a conocer el consumo en su factura eléctrica.

Estas aplicaciones para ahorrar en la factura de la luz, permiten al usuario conocer los tramos de horarios más baratos. Todas ellas, son aplicaciones para el sistema operativo Android y es posible descargarlas la mayoría de ellas en Google Play de forma gratuita.

A continuación os damos algunas referencias de algunas de las aplicaciones que actualmente pueden ayudar a los usuarios a averiguar cómo ahorrar y optimizar su consumo de la luz:

Precio de la luz
Esta aplicación mediante un código de colores, verde, amarillo, rojo muestra el coste de la electricidad por horas, remarcando las más económicas. Además incluye un sistema de notificaciones que le avisará de forma automática de cuándo es más barato, para que cada usuario pueda ajustar su consumo eléctrico a las horas con menor coste.

Boltio
Esta aplicación indica cuánto cuesta la luz en el momento en el que se consulta, hace una lista por hora y muestra las más baratas. Pero prometen que más adelante con una pestaña se muestre cuánto consume cada electrodoméstico y el cálculo de su consumo en función de la hora.

Luz+precio
Además de mostrar cuál es el momento del día en el que la luz es más barata, Luz+precio incluye otras funciones que hacen de la aplicación un programa bastante completo. Incluye, por ejemplo, gráficas de precios del mismo día y del siguiente, o la opción de que el usuario introduzca su precio de referencia para establecer así el umbral de precio máximo que está dispuesto a pagar y con el que, además, luego se calcula el porcentaje de ahorro o gasto en función de cada hora del día.

Standby Check
Standby Check tiene, entre otras funciones, un “Detective de energía” que nos dice cuánta energía podríamos ahorrar si elimináramos o redujéramos el StandBy, aparato por aparato, introduciéndole unos pocos datos.

Electrocalculator
Pues sólo necesita que le introduzcamos los siguientes datos:
Precio del kilovatio por hora kWh que nos cobra nuestra comercializadora.
Potencia del aparato
Cuántas horas al día lo utilizas o prevees utilizarlo.
Cuántos días vas a utilizarlo o en base a cuántos días quieres calcular el coste.
Una vez introducido esto, Electrocalculator  nos dice el gasto que nos supone un aparato en concreto o bien la suma de varios.

Calculadora Ahorro Led
Calculadora Ahorro Led es una de esas Apps que se fijan en un tipo de ahorro energético en concreto, en este caso el de la iluminación a base de LEDS.

Bombillas LED para ahorrar energía

ahorro_energía_bombillas_LED

 

Actualmente el consumo de la iluminación de un hogar medio en España supone aproximadamente 10-20% de la factura eléctrica total de la vivienda.
Si hablamos de tema de ahorro lógicamente, cuanto menos se utilice la luz artificial, mejor. Sin embargo, desde el punto de vista del confort y salud en el hogar, la iluminación artificial debe utilizarse siempre que sea necesario, y con la potencia que necesitemos, ya que si no contratamos la potencia adecuada se estará produciendo un derroche de electricidad que se trasladará a nuestra factura.

ahorrar_bombillas_LED

En los últimos años los avances que se vienen realizando en el ámbito de la energía, como son las bombillas LED (diodo emisor de luz) y las bombillas de bajo consumo, permiten cubrir las necesidades de cualquier hogar proporcionando además importantes ventajas en el ahorro de la energía.
La sustitución de las luminarias y bombillas tradicionales por iluminación LED es ya el presente en cuanto a iluminación y ahorro energético.

Si por algo se caracteriza la iluminación LED es por consumir mucha menos electricidad que una bombilla incandescente tradicional e incluso menos que una bombilla de bajo consumo de tecnología fluorescente.
Hay que tener en cuenta que en los últimos años las bombillas LED han experimentado un gran avance que ha mejorado sus cualidades y costes, aumentando su versatilidad y haciéndolas asequibles para todo tipo de usuarios.

¿Cuáles son las principales ventajas de las bombillas LED?
Podemos decir que las principales características de las bombillas LED son las siguientes:
Alta eficiencia
Muy bajo consumo
Duración
Calidad de la luz emitida
Baja tensión
Baja emisión de calor
Respuesta instantánea
Regulables
Ecológicos
Resistencia
Emergencia
Versatilidad
Menores emisiones de CO2
No emiten rayos ultravioleta

¿Cuánto se puede ahorrar con las bombillas LED?
Cuando hablamos de sustituir nuestras bombillas tradicionales por unas bombillas LED la primera pregunta que nos hacemos es ¿cuánto voy ahorrar con el cambio?
Habitualmente el precio de una bombilla LED puede variar entre los 10 euros hasta los 60 euros de los últimos modelos. Pero hay que tener en cuenta que existen otros factores como la potencia, ángulo de apertura de la luz y tipo del casquillo que pueden afectar al precio final de la bombilla LED.
Para hacer una estimación del gasto que puede suponer el cambio, establezcamos en 20 euros el precio de cada bombilla. Cambiar las diez bombillas de casa por bombillas LEDs nos supondrá un desembolso de unos 200 euros.

Ahora bien, el ahorro energético al sustituir nuestras bombillas por bombillas LED dependerá sobre todo de la cantidad de horas que tengamos encendidas nuestras bombillas, es decir, a más horas encendidas mayor ahorro.
De forma genérica una bombillas LED consume 3 veces menos que una bombilla o foco convencional de bajo consumo y 8 veces menos que una bombilla incandescente o foco halógeno.

Este ahorro también dependerá de que elijamos LED de última generación u otros modelos anteriores, en este caso el ahorro puede oscilar entre el 50% y el 70%, si las comparamos con las bombillas CFL Compactas (bajo consumo convencional), y entre el 85% y el 95% si las comparamos con las bombillas incandescentes.

En definitiva, la iluminación LED se distingue por consumir entre un 80 y 90% menos de electricidad que una bombilla incandescente tradicional y un 65% menos de electricidad que una bombilla de bajo consumo de tecnología fluorescente.
Y un apunte más para las lámparas LED, estas ya se fabrican en todos los modelos de casquillos tradicionales, por lo que es muy fácil sustituir las bombillas antiguas.