Los 10 consejos que toda familia tiene que conocer para ahorrar en comida y no pasar hambre

los-10-consejos-que-toda-familia-tiene-que-conocer-para-ahorrar-en-comida-y-no-pasar-hambre

 

La alimentación es un apartado clave en la economía familiar. Por una parte, la dieta forma parte del eje de la vida sana y la salud de toda la familia. Por la otra, el gasto en comida es significativo dentro del presupuesto mensual. Ahorrar en comida y no pasar hambre es posible si seguimos una serie de consejos:

 

  1. A la hora de comprar no vayas con hambre al supermercado. Cuando compramos con mucho apetito es muy fácil gastar más allá de nuestro listado inicial. Los supermercados intentan que compremos cosas que no necesitamos y nos invitan a gastar en los alimentos más caros y no necesariamente mejores ni más saludables. Por ello, tenemos que ir al supermercado sin hambre y con un listado cerrado.

 

  1. Comprar alimentos de temporada es clave para contar con comida fresca y a buen precio. Sobre todo, frutas, verduras y los productos más frescos son los más recomendables de comprar cuando toca su temporada. Esto implica que diseñemos nuestra dieta y los menús de la semana en función de la época del año en la que estemos.

 

  1. Aprovechar ofertas para comprar para varios meses para productos no perecederos. Especialmente alimentos con larga duración como congelados, envasados y productos que no caducan. Comprar al por mayor en tiendas especializadas también es interesante para aquellos productos no perecederos.

 

  1. Reducir el consumo de carne. La carne, además de tener precios altos, no es muy saludable si su consumo es alto. Es importante incluir en la dieta carne de ave y especialmente de pavo, mientras se reduce drásticamente el consumo de carnes rojas. El menor consumo de carne se notará en nuestro bolsillo.

 

  1. Reducir el consumo de azúcar. Todos aquellos productos con alto contenido en azúcar tienen que ser prácticamente eliminados de nuestra dieta. Esto supondrá un importante ahorro, pero también una dieta más saludable. Dejar de comprar galletas, bollería, pastelería, bebidas azucaradas, refrescos, zumos envasados (mejor los zumos naturales a partir de frutas de temporada), chocolate, helados y dulces tendrá un beneficio muy importante para nuestro presupuesto familiar.

 

  1. Aprovechar ofertas de productos con caducidad para congelar. Cuando haya ofertas de productos perecederos es muy bueno comprar en grandes cantidades. Como su tiempo de caducidad es limitado, lo mejor es cocinarlos y luego congelarlos. Así nos durará varias semanas y habremos ahorrado de forma importante.

 

  1. No comprar comida precocinada. Es más barato y saludable cocinarlo uno mismo que comprar comida precocinada. De cara a ahorrar tiempo y dinero, lo mejor es cocinar mucha comida y luego congelarla. A medida que vayamos consumiendo la comida vamos descongelando la misma.

 

  1. A la hora de comprar compara el precio por unidad y no el precio final. Un truco típico de supermercado es poner como oferta un producto con un precio bajo, pero en realidad el precio por unidad de medida es mucho mayor que otros productos iguales que están en venta. La referencia de medida es clave para saber si compramos más barato o más caro.

 

  1. Valora la posibilidad de comprar marcas blancas cuando la relación calidad precio sea buena. Hay oportunidades en marcas blancas de alimentación. Los supermercados y grandes superficies tienen a veces productos de alimentación con su marca a muy buen precio y que sus fabricantes son marcas muy reconocidas por su calidad. En estos casos es interesante ahorrar dinero comprando calidad a muy buen precio.

 

  1. Usa cupones de descuento y tarjetas de descuentos. A veces es útil para ahorrar tener tarjetas de descuento y usar cupones de descuento. Por ejemplo, hay tarjetas de descuento que usamos en gasolineras y que nos dan puntos de descuento para el supermercado. En el caso de que usemos con frecuencia el coche, podemos reducir un poco la factura mensual de compra de comida.

10 cosas que tenemos que aprender para que nuestro bolsillo no sufra en la vuelta al cole

10-cosas-que-tenemos-que-aprender-para-que-nuestro-bolsillo-no-sufra-en-la-vuelta-al-cole

La vuelta al cole es uno de los eventos más importantes del año en las familias. Muchos lo equiparan a la cuesta de enero en lo que respecta a los gastos. La economía familiar tiene que afrontar en el mes de septiembre los gastos relacionados con las matrículas escolares, la compra de libros y material escolar, ropa y calzado para los niños, … toda una cascada de gastos en muy poco tiempo. ¿Qué podemos hacer para que nuestro bolsillo no sufra en la vuelta al cole? Veamos algunos trucos para aprender a ahorrar en esta época:

1. Preparar un presupuesto y planificar las necesidades: Antes de salir a comprar es vital analizar cuál es presupuesto real para gastarse y también lo que realmente necesitan los niños en la vuelta al cole. Las marcas, la publicidad y las compras compulsivas pueden duplicar nuestros gastos innecesariamente. Es importante ceñirse al presupuesto y evitar gastar el dinero que no se tiene.

2. Comprar libros de texto en Internet: El gasto en libros es uno de los más importantes en la vuelta al colegio. Buscar los libros en librerías y almacenes online es una alternativa que puede ayudarte a ahorrar.

3. Intercambio de libros de texto: Cada vez más es una alternativa que facilita el ahorro en las familias. A través de asociaciones locales, ayuntamientos y sobre todo en Internet puedes conectar con familias que tienen el libro que necesitas y ofrecer los libros que ya no van a usar tus hijos pero que otras familias sí necesitan. Este trueque a través de distintas plataformas es una buena forma de ahorrar dinero.

4. Becas y ayudas: De cara a las matrículas y gastos como el comedor escolar o el transporte es importante conocer y revisar las bases de las convocatorias de becas y ayudas para conocer si podemos optar a ellas. Las ayudas las pueden ofrecer todas las administraciones públicas: ayuntamientos, comunidades autónomas y el Estado a través del Ministerio de Educación.

5. Outlets de ropa y calzado: Los outlets y tiendas de descuentos son una visita imprescindible en esta época. En estos sitios podrás encontrar ofertas y descuentos importantes para la ropa y calzado de los niños.

6. Usar aplicaciones móviles: A través de aplicaciones móviles de trueque, venta de segunda mano y anuncios podrás encontrar todo lo que necesitas en lo referente a libros de texto y todo tipo de materiales y cosas que puedan llegar a necesitar tus hijos en el colegio. Igualmente, en estas aplicaciones y portales online puedes vender lo que ya no necesitéis.

7. Huir de los créditos: Los créditos lo que harán será aumentar los gastos y costes en la economía familiar. Ante necesidad de financiación a corto plazo puedes optar por comprar en tiendas que te ofrezcan financiación en la compra sin intereses y también usar alguna tarjeta de crédito que te aplace el pago un mes sin intereses.

8. Reciclar y reutilizar: Revisar todos los materiales, ropa, calzado y utensilios del curso anterior es fundamental para aprovechar todo lo posible. En el caso de familias con varios hijos, los pequeños pueden aprovechar ropa, libros y materiales de los grandes.

9. Comparar precios: Antes de decidirse por un producto en concreto es muy importante comparar precios en distintas tiendas (tanto en la calle como en Internet). Puedes encontrar precios muy distintos en el mismo producto en función de dónde lo compres.

10. Comprar con antelación: Es fundamental planificar las compras con antelación, ya que las compras de última hora pueden implicar pagar un precio mayor en algunos artículos con alta demanda. Organizar con tiempo la vuelta al cole es el primer paso para ahorrar.

¿Por qué tener un presupuesto mensual para la economía familiar?

 

La crisis está siendo muy dura para muchas familias españolas, familias que cuentan con todos sus miembros en situación de desempleo y que tienen que hacer auténticos milagros con unos ingresos muy limitados.

Como para cualquier ámbito de la vida, el gestionar de forma correcta las finanzas personales requieren de un orden para evitar problemas que puedan terminar en serios problemas económicos familiares.

¿Por qué tener un presupuesto mensual para la economía familiar?

¿En qué consiste un presupuesto familiar?
Un presupuesto familiar es un documento que se utiliza para poder controlar las cuentas económicas del hogar. De esta forma, con un presupuesto se puede emplear el dinero de una forma responsable, sin gastar más de lo que se gana.
El establecer un presupuesto mensual nos da como resultado un saldo final que nos informa sobre la diferencia entre lo que se ha ingresado y lo que se ha gastado.
Resulta tan sencillo de analizar como que si los ingresos superan a los gastos, la familia es capaz de ahorrar y estos ahorros pueden guardarse, invertirse o emplearse en algún gasto extra.

¿Para qué sirve un presupuesto mensual en la economía familiar?
Saber cuánto dinero se recibe
Para conocer dónde se va el dinero
Dar prioridad a ciertos gastos sobre otros y limitar los menos necesarios.
Reducir o eliminar las deudas
Para organizar la economía familiar
Para acumular un fondo destinado a emergencias y poder disponer de dinero para afrontar gastos inesperados.
Para vivir de acuerdo a las propias posibilidades

Por eso independientemente de la situación económica de una familia, el elaborar un presupuesto resulta una herramienta imprescindible para controlar las economías domésticas.
¿Cómo hacer un presupuesto familiar? Estos son algunos de los pasos a seguir para poder elaborar un presupuesto familiar:

Una herramienta para el registro de los gastos: el presupuesto comenzará por elegir una herramienta donde se registrará todos los datos necesarios. Esta herramienta puede ser desde una simple libreta de apuntes o una página de Excel.

Registrar la información: en la herramienta que hayamos elegido, debemos registrar toda la información familiar sobre los gastos e ingresos en un mes. Es necesario en esta apartado tomarse todo el tiempo que sea necesario para realizarlo de la forma más ajustada.

Identificar los gastos: en este apartado la idea es que escribas tus gastos fijos, como pueden ser alquiler o hipoteca, impuestos del hogar, transporte y gasolina, pero también tus gastos variables como son la alimentación, aseo y limpieza o los gastos extras (regalos, vacaciones, cines, ocio, etc.)

Identificar los ingresos: en este apartado es importante distinguir entre los que son ingresos fijos, como pueden ser sueldo, pensión de jubilación, dinero por otras rentas y los ingresos variables, como son las horas extras, comisiones, premios, inversiones, trabajos independientes, etc.

Nombrar a una persona en la familiar para administrar el presupuesto: una forma de administrar el dinero eficientemente es encargar a una persona responsable de la familia para realizarlo.

Gestionar correctamente presupuesto: una vez que ya tengas claros los ingresos y los gastos familiares, deberás hacer un balance. Si tus gastos superan a tus ingresos, estás en rojo, en déficit, por lo que debes de hacer un recorte en gastos variables o extras o aumentar los ingresos para equilibrar tus finanzas.

Reducir los gastos: debemos intentar reducir los gastos hasta lograr una situación económica familiar saneada.

La bajada del precio de la vivienda

bajada_precio_vivienda

 

El comportamiento del precio de la vivienda en España no va a ser tan estable como pudiera esperarse una vez que este año deje de caer.
Se estima que el descenso del precio de la vivienda en España puede estar llegando a su final. Después de haber registrado una caída general del 35% y del 30% en la obra nueva.
Además, el informe señala que la construcción en España sigue representando casi un 9% del valor añadido bruto del país, la proporción más elevada de la Unión Europea (UE).

bajada_precio_vivienda

La bajada de precios de la vivienda es una de las explicaciones del importante incremento que ha experimentado en 2014 el negocio hipotecario.
Esto se debe a que si el grifo de los créditos había estado cerrado hasta hace poco, este cambio de tendencia es un hecho a la vista de los números.

Los estudios demuestran que España carece de otras actividades boyantes que neutralicen el peso de la construcción residencial. Además la oferta residencial ha ido perdiendo terreno de forma acelerada y ya en 2012 solo se iniciaron 52.000 nuevas viviendas frente a las 763.000 iniciadas en 2006.

Así, los precios subirán en 2015 para estancarse y volver a bajar hasta 2019 o 2020.
El precio medio de las casas se situará en 157.717 euros al cierre de 2014, lo que supone un incremento del 1,4% respecto a 2013, el primero desde el pinchazo de la “burbuja” inmobiliaria en 2008, que ha dejado a su paso una caída acumulada de precios del, 36,6%.

Algunos de los factores como el exceso de oferta, el envejecimiento de la población y la lenta recuperación de las economías familiares harán que los precios de la vivienda se vuelvan a estancar en 2015, con un repunte del 0,8%, hasta los 158.979 euros de media, para entrar en una nueva senda bajista hasta 2019 o 2020, cuando se iniciarán leves crecimientos, muy alejados del encarecimiento de dos dígitos experimentados antes de la crisis.

Más que de bajada de precio de la vivienda, de cara al próximo año, los informes indican que será de transición y estancamiento.
El precio medio de la vivienda se situará en 158.979 euros, tan sólo un 0,8% más. La clave de este leve aumento será el mantenimiento del pulso comprador por parte de extranjeros y nacionales, que buscan activos inmobiliarios a buen precio y con perspectivas de subir, así como la mejoría de las previsiones de crecimiento de la economía española.