Mascarillas caseras naturales

mascarillas_caseras_naturales

 

Las mascarillas para el rostro caseras es una de las formas más naturales de refrescar el rostro, además de: hidratar, eliminar las células muertas de la piel, y reafirmar las líneas de expresión.
Las mascarillas son una manera muy popular de mantener la piel saludable y bella. pero antes de dar algunas recetas de mascarillas caseras es importante seguir algunos consejos para aplicar cualquier mascarilla:

 

mascarillas_caseras_naturales

 

Lavar la cara previamente con un baño de vapor de unos 10 minutos.
De esta forma los poros estarán abiertos y la piel absorberá mejor los ingredientes de las mascarillas que vayamos a aplicar.
Aplicar la mascarilla con movimientos circulares lentamente. La mejor forma de empezar es aplicar la mascarilla por la frente y la nariz, después los pómulos, mejillas y la barbilla. Nunca te pongas la mascarilla cerca de los ojos.

Retirar la mascarilla después del tiempo indicado para que sea efectiva en la piel.
Existen varios tipos de mascarilla dependiendo de las necesidades de nuestra piel, si es para piel grasa o para piel seca. Es por eso que debes tener en cuenta lo que necesita tu piel y tu tipo de piel antes de elegir la mascarilla.

Mascarilla nutriente
Mezcla la yema de un huevo con dos cucharaditas de miel. Date un baño de vapor en la cara por 10 minutos y aplica la mascarilla. Déjala actuar por 15 minutos y lávate la cara.

Mascarillas para limpiar, cerrar poros y reafirmar la piel
Licúa un pepino mediano que esté maduro. Mézclalo con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo hasta que esté como una pastita. Aplícalo al rostro y déjalo actuar por media hora. Enjuaga con agua tibia primero y después con agua fría.

Mascarilla exfoliante de miel y almendras
Para preparar una mascarilla exfoliante casera solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar  durante 15 minutos. Finalmente enjuágate el rostro con agua tibia.

Mascarilla reafirmante de pepino
Licua un pepino maduro y mezcla el líquido con una clara de huevo y una cucharada de leche en polvo hasta lograr una masa espesa. A continuación, aplícate la mascarilla y deja reposar la masa durante media hora. Quítatela con agua tibia y aclárate después con agua fría. Notarás cómo desaparecen los puntos negros y se disimulan los poros.

Mascarilla para la piel seca
El aguacate es un fruto tropical que guarda mucha agua en su interior, por ello es ideal para aliviar un cutis seco. Machaca un aguacate, añádele un poquito de leche y remueve hasta conseguir una masa pastosa. Aplícate el cataplasma en la cara y déjalo actuar durante 20 o 30 minutos. Finalmente retíralo con agua tibia.

Mascarilla caseras para la piel grasa de pepino y manzana
Esta mascarilla se utiliza para pieles grasas. Para la mezcla necesitas media manzana roja, medio pepino (ensalada), una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo ello batido y frío en la nevera se aplica en la cara y el cuello y se deja actuar durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.

Cómo ahorrar dinero en imagen personal

ahorrar_imagen_personal_cosmetica

 

Si eres de las que piensa que para estar guapo/a hay que gastar un dineral, es porque todavía no conoces algunos buenos trucos para ahorrar dinero en productos de cosmética y belleza. Es importante aprovechar al máximo lo que nos compramos, y olvídate de tener el neceser hasta arriba de productos que luego no vas a utilizar.
Existe en el mercado estético una gran competencia, por eso, es posible comparar precios en diferentes tiendas antes de optar por un producto determinado. Algo que deberíamos tener siempre presente es que no siempre lo más caro, es lo mejor.

ahorrar_imagen_personal_cosmetica

 

 Si quieres ahorrar algo de dinero en tus productos de belleza e imagen personal y no sabes cómo hacerlo, aquí tienes algunos consejos que pueden servirte para tener unos euros más en tus bolsillos a final de mes:

– Ahorrar en champú: un viejo truco es que añadir un poco de agua para aprovechar el gel de ducha o el champú. Es un gesto muy simple que nos permitirá utilizar hasta la última gota de nuestros productos para el baño.

– Utilizar marcas blancas: si tienes algún problema de piel y necesitas un tratamiento específico para tu tipo de cutis, entonces no te queda más remedio que gastarte algo de dinero en una buena firma de cosmética. Pero seguro que hay otros muchos productos cosméticos de los que puedes prescindir o bien puedes comprar una marca blanca más barata y sin que tu piel se resienta.

– Usar productos multifunción: usa la misma hidratante de día que de noche. Realmente, no existen ingredientes especiales dirigidos a la regeneración nocturna o algo similar tal como nos hacen creer las marcas. Si aún no has probado las aguas micelares, puedes pensártelo y ahorrarte limpiador + tónico. Existen actualmente en el mercado muchas marcas que ofrecen este tipo de producto.

– Comprar productos de belleza y cosmética por internet: comprar por internet es rápido y sencillo, no tienes que salir de casa y te ahorras hasta un 40-60%. Además, puedes adquirir marcas que no se venden en España con muchos productos excelentes.

– Evitar el uso de productos en exceso: a veces no controlamos la cantidad de producto que usamos a diario, pero si pretendes ahorrar, limitar el uso de productos es una buena opción de ahorro. Usa la cantidad justa de acondicionador, cremas y champú y verás que los productos te durarán mucho más.

Prueba a realizar mascarillas caseras: seguro que encuentras en Internet cantidad de recetas caseras para realizar tu propia mascarilla facial en casa y que funcionan bien.

– Pide muestras gratis: cuando vayas a una tienda de productos de cosmética aprovecha todas las muestras gratis que te den, no las rechaces, ya que con ellas puedes destacar tus facciones sin gastar en productos innecesarios.

Utiliza las tarjetas de puntos: actualmente en muchas tiendas se distribuyen tarjetas de clientes frecuentes, donde te pueden abonar puntos en cada compra, los cuales puedes utilizar para adquirir productos en un futuro más económicos.