Cómo aislar la casa del frio

aislar_casa_frio

 

Estamos en pleno mes de diciembre y por lo tanto las bajas temperaturas nos obligan a tener que utilizar la calefacción de forma diaria. Si aislamos la casa correctamente y hacemos uso eficiente de la calefacción podemos ahorrar bastante dinero en nuestra factura de la calefacción.
Además en los últimos años con las continuas subidas del precio de la luz y del gas, se ha visto aumentada nuestra factura de la calefacción de forma considerable.

aislar_casa_frio

Y aunque existen una serie de parámetros en los que no podemos ahorrar, ya que el precio de la energía es el que es, hay una serie de pautas que podemos seguir para poder ahorrar todo lo posible en calefacción además de contribuir con el medioambiente.
Según los estudios, hasta un 25% de tu factura de calefacción se puede estar escapando por las rendijas. Por eso es importante seguir una serie de consejos a la hora calentar nuestro hogar en invierno.

Estos son algunos de los consejos para aislar la casa del frio y ahorrar en calefacción este invierno:
Mantener una temperatura constante: en primer lugar debemos tener en cuenta que por mucho que tengas aislado el hogar sino mantienes una temperatura constante puedes igualmente gastar mucho en calefacción. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la temperatura ideal para el hogar es de unos 20ºC para estar confortable y por cada grado demás que subamos la temperatura el gasto de calefacción puede aumentar hasta un 7% de más.

Cerrar las puertas de los dormitorios que no se utilicen: esta se trata de una de las medidas más sencillas. El dormitorio donde vayamos a pasar más rato también podemos mantener las puertas cerradas para que no se escape el calor.

Buscar las corrientes de aire: esto resultar fundamental, ya que un corriente de aire por una ventana mal sellada o por las rendijas de las puertas se pueden escapar mucho calor y a la vez también entrar frio. Una medida sencilla para evitar las corrientes es colocar unas alfombras en las puertas donde tengamos la corriente, también podemos colocar unos burletes en la parte inferior de las puertas. En el caso de las ventanas colocar unas gomas especiales para sellar correctamente su cierre.

Correr las cortinas al atardecer: en cuanto pase la luz del sol es importante correr las cortinas o bajar las persianas, ya que permite aislar del cambio de temperatura nuestro hogar. Y en caso contrario cuando haya calor, debemos retirar las cortinas, ya que la luz del sol en el hogar hace calentar y aumentar la temperatura.

Aislar las paredes: en este caso podemos instalar unas láminas de fibra de vidrio de corcho o de poliuretano y posteriormente cubrirlo con pladur, lo mejor es que para realizar esto llames a un técnico que lo instale. Otra forma de aislar las paredes y que puede resultar muy económica es llenar las paredes con estanterías y libros.

Cómo ahorrar en la factura del gas

ahorrar_factura_gas

 

Cuando comienza a apretar el frío es inevitable enchufar la calefacción en casa para poder estar a gusto, sin embargo de nuestros hábitos va depender el coste de la factura del gas pueda ser más o menos moderada.
Además hoy en día, con las continuas subidas del precio del gas, mantener la casa caliente en invierno se está convirtiendo en un verdadero lujo.

ahorrar_factura_gas

El uso intensivo de la calefacción durante estos meses de frío hace que muchas familias tengan que apretarse el cinturón para poder calentar los hogares en los duros meses de invierno.
El consumidor que quiera ahorrar en la factura del gas deberá conocer primero que este suministro se mide en metros cúbicos (m3), pero la compañía lo convertirá en kilovatios hora (kWh) y conllevará un precio de ese kWh que será lo que pagará en la factura del gas natural.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que para ahorrar en la factura del gas basta con cambiar de hábitos de consumo a otros más racionales.
Estos son algunos consejos para conseguir que la calefacción sea más eficiente así poder ahorrar en la factura del gas:

Purgar los radiadores: purgar o sacar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, no calientan con toda la potencia necesaria.
Mantener una temperatura constante y moderada: conviene tener la calefacción entre 18 y 21ºC durante el día, suficiente para estar a gusto y no gastar excesivamente. Ten en cuenta que cada grado de más que subas va a incrementar el gasto en un 8%, aproximadamente. Por ello te puede ser útil instalar un termostato que te ayude a regular la temperatura de forma automática, sin tener que estar todo el rato encendiendo y apagando. Visita nuestro artículo Cómo optimizar la calefacción para conocer más detalles.

Evitar calentar las habitaciones que no uses: no calientes las habitaciones vacías. Para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.
Revisar el aislamiento de la casa: entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Por ello, es necesario comprobar que la vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.

Busca un comparador de servicios de energía: podrás comprobar cómo varían los precios de unas compañías a otras, y decidirte por la que más te convenza para ahorrar en la factura del gas. Puedes usar por ejemplo el comparador online que ofrece la Comisión Nacional de la Energía.
Mantenimiento y revisión de la caldera adecuada: si está sucia aumentará el consumo de energía. Además, al principio de cada temporada invernal hay que purgar los radiadores, dejando que salga todo el aire que tengan hasta que empiece a salir agua caliente.