Bombillas LED para ahorrar energía

ahorro_energía_bombillas_LED

 

Actualmente el consumo de la iluminación de un hogar medio en España supone aproximadamente 10-20% de la factura eléctrica total de la vivienda.
Si hablamos de tema de ahorro lógicamente, cuanto menos se utilice la luz artificial, mejor. Sin embargo, desde el punto de vista del confort y salud en el hogar, la iluminación artificial debe utilizarse siempre que sea necesario, y con la potencia que necesitemos, ya que si no contratamos la potencia adecuada se estará produciendo un derroche de electricidad que se trasladará a nuestra factura.

ahorrar_bombillas_LED

En los últimos años los avances que se vienen realizando en el ámbito de la energía, como son las bombillas LED (diodo emisor de luz) y las bombillas de bajo consumo, permiten cubrir las necesidades de cualquier hogar proporcionando además importantes ventajas en el ahorro de la energía.
La sustitución de las luminarias y bombillas tradicionales por iluminación LED es ya el presente en cuanto a iluminación y ahorro energético.

Si por algo se caracteriza la iluminación LED es por consumir mucha menos electricidad que una bombilla incandescente tradicional e incluso menos que una bombilla de bajo consumo de tecnología fluorescente.
Hay que tener en cuenta que en los últimos años las bombillas LED han experimentado un gran avance que ha mejorado sus cualidades y costes, aumentando su versatilidad y haciéndolas asequibles para todo tipo de usuarios.

¿Cuáles son las principales ventajas de las bombillas LED?
Podemos decir que las principales características de las bombillas LED son las siguientes:
Alta eficiencia
Muy bajo consumo
Duración
Calidad de la luz emitida
Baja tensión
Baja emisión de calor
Respuesta instantánea
Regulables
Ecológicos
Resistencia
Emergencia
Versatilidad
Menores emisiones de CO2
No emiten rayos ultravioleta

¿Cuánto se puede ahorrar con las bombillas LED?
Cuando hablamos de sustituir nuestras bombillas tradicionales por unas bombillas LED la primera pregunta que nos hacemos es ¿cuánto voy ahorrar con el cambio?
Habitualmente el precio de una bombilla LED puede variar entre los 10 euros hasta los 60 euros de los últimos modelos. Pero hay que tener en cuenta que existen otros factores como la potencia, ángulo de apertura de la luz y tipo del casquillo que pueden afectar al precio final de la bombilla LED.
Para hacer una estimación del gasto que puede suponer el cambio, establezcamos en 20 euros el precio de cada bombilla. Cambiar las diez bombillas de casa por bombillas LEDs nos supondrá un desembolso de unos 200 euros.

Ahora bien, el ahorro energético al sustituir nuestras bombillas por bombillas LED dependerá sobre todo de la cantidad de horas que tengamos encendidas nuestras bombillas, es decir, a más horas encendidas mayor ahorro.
De forma genérica una bombillas LED consume 3 veces menos que una bombilla o foco convencional de bajo consumo y 8 veces menos que una bombilla incandescente o foco halógeno.

Este ahorro también dependerá de que elijamos LED de última generación u otros modelos anteriores, en este caso el ahorro puede oscilar entre el 50% y el 70%, si las comparamos con las bombillas CFL Compactas (bajo consumo convencional), y entre el 85% y el 95% si las comparamos con las bombillas incandescentes.

En definitiva, la iluminación LED se distingue por consumir entre un 80 y 90% menos de electricidad que una bombilla incandescente tradicional y un 65% menos de electricidad que una bombilla de bajo consumo de tecnología fluorescente.
Y un apunte más para las lámparas LED, estas ya se fabrican en todos los modelos de casquillos tradicionales, por lo que es muy fácil sustituir las bombillas antiguas.

Prepararse para la cuesta de enero

cuesta_de_enero

 

Es norma habitual que después de unas navidades llenas de gastos, los hogares españoles afrontan el primer mes de 2015 sabiendo que tendrán que recortar en gastos para poder hacer más con menos.
El consumo en España en estas fechas navideñas de media de 264 euros por persona entre el 24 de diciembre y 06 de enero.
La Navidad es una época en la que, el consumo mezclado a la fraternidad tiene como resultado que puede cegar nuestra responsabilidad económica.

Es de esperar que todos los gastos que se hacen durante la Navidad y el fin de año comiencen a pasar factura en breve, ya que los gastos extra pueden desequilibrar la economía del hogar de una forma muy importante.
Al principio del año puede resultar complicado lidiar con deudas y gastos debido a una mala administración de los presupuestos en el mes de diciembre.

 

cuesta_de_enero

 

Es normal que en enero los precios de los servicios básicos aumenten, y para comenzar con buen pie la cuesta de enero, debemos tener en cuenta que la primera quincena del año llega con una moderación salarial que, actualmente, ya escala por encima del IPC en forma de subidas de importes y tasas (como la luz y el transporte público).
Por tanto en enero llega el momento de abrocharse los cinturones, para ello os damos algunos buenos consejos para preparar bien la economía familiar para que este duro tramo del año sea más llevadero:

Ahorrar creando menús sencillos y económicos para enero: opta por los alimentos de la temporada ya que son de menor costo. Podemos ahorrar mucho dinero elaborando una sencilla lista para la cesta de la compra, y comprando lo estrictamente necesario para cada día de la semana. También es muy importante comparar precios visitando más de un establecimiento.

Ahórrate las salidas de los fines de semana: puedes optar por actividades recreativas económicas. Desde juegos familiares y visitas gratuitas a los museos hasta dar un paseo por el parque.

Reducir las facturas del teléfono, agua, luz: ten bien abiertas las persianas de las ventanas si hace Sol, este iluminará la casa y además nos proporcionará también calor. Enciende únicamente las luces que sean necesarias, también puedes sutituir las bombillas normales por las de bajo consumo, en el caso de la calefacción, los expertos recomiendan dejar la calefacción encendida con el termostato a unos 20ºC, en lugar de encenderla y apagarla a diario, ya que cada vez que se arranca de nuevo la caldera consume más energía.

Ahorrar en transporte: desplazándose andando o en bici en lugar de coger el coche o el transporte público para trayectos cortos por ciudad.

Cómo ahorrar en navidad

ahorrar_navidad

 

Ya está aquí la Navidad, la época del consumo por antonomasia y si algo tenemos todos muy claro al llegar estas fechas es que la Navidad es sinónimo de “gasto”. Llegan estas fechas y con ella los regalos, las comidas, las salidas, la lotería, las fiestas con los amigos, etc.

Según asociaciones de consumidores cada familia española se gastará 671 euros de media en estas fiestas.
Aunque la Navidad es la época del consumo por antonomasia, no debe ser objeto de un gasto impulsivo, algo sobre lo que desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) trabajan para concienciar a los ciudadanos. Como consumidores debemos asumir nuestra responsabilidad y consumir mejor, lo que no quiere decir, consumir más.

 

ahorrar_navidad

Poder conseguir ahorrar algo de dinero en la cesta de la compra de en estas fechas no es una tarea fácil. Además como ya sabemos, durante estos días, las subidas de precios de muchos productos es algo inevitable.
Pero si sigues una serie de consejos a la hora de planificar las compras navideñas, es posible ahorrar en Navidad, y sin tener que renunciar a mucho. El objetivo es aprovechar lo máximo posible las ofertas para obtener la mejor calidad en los productos (alimentación, regalos, juguetes y rebajas) al mejor precio.
Te ofrecemos una serie de claves para que consigas ahorrar en Navidad:

Planificar y elaborar listas cerradas: listas lo más cerradas que sea posible de productos correspondientes a los principales ámbitos de consumo a los que hay que hacer frente en estas fechas navideñas: alimentación, regalos, juguetes y rebajas. Y con la planificación, la OCU aconseja intentar un presupuesto acorde con las posibilidades de cada núcleo familiar. Planificación y presupuesto son las dos claves para el ahorro y contra la compra impulsiva.

Comparar los precios: no es recomendable comprar lo primero que veas, puedes buscar con tiempo y rebuscar el mejor precio en los diferentes establecimientos.

Comprar alimentos que no estén de temporada: alimentos con los que podemos ahorrar en estas fechas, como pueden ser, pescado azul, ternera, pollo y cerdo.

Comprar la comida con antelación y congelarla: como ya sabemos los precios se multiplican por dos en estas fechas navideñas.

Recurrir a internet para hacer compras: habitualmente en internet se dan ofertas que no se ofrecen en los establecimientos. Además comprar en Internet cada vez es una opción más recomendable. Otra de las ventajas además de las ofertas, es el envío a domicilio, a pesar de que muchas veces tengas que pagar los gastos de envío puedes encontrar productos mucho más baratos.

El amigo invisible: ya es todo un clásico, pero en lugar de tener que regalar a todos tus familiares y amigos, puedes organizar los regalos a través de esta forma del “amigo invisible”, donde en vez de hacer un regalo a cada persona, se hace uno sólo. Algo importante al realizar esta forma de regalar es establecer un presupuesto máximo.

Valorar la utilidad de los regalos: a la hora de elegir los regalos es importante valorar el uso que se les van a dar, seguro que más de una vez os pasado comprar un juguete muy caro y que luego los niños lo dejen a los pocos días apartado. A veces nos dejamos llevar por los caprichos, y este caso con los regalos de los niños los hay muy caros, así que es importante valorar bien si vale la pena el gasto.

Ahorro en el baño de casa

ahorro_baño_casa

 

Actualmente debido a la crisis económica resulta fundamental tener unos buenos hábitos de consumo responsable para que la economía de nuestros hogares no exceda de nuestros presupuestos, pero no solo por eso sino que también es importante para valorar más los recursos y utilizarlos con más sentido común.
En cuanto al ahorro en el baño del hogar podemos destacar que es posible ahorrar dinero si adoptamos unas sencillas recomendaciones que a continuación citamos:

 

ahorro_baño_casa

 

Puedes ducharte en lugar de darte un bañarte. Normalmente en un baño se pueden ir aproximadamente unos 100 litros de agua. En cambio si nos duchamos usamos solo unos 30 litros.
Es importante instalar unos reductores de caudal de agua en el grifo o en la ducha, ya que permiten ahorrar entre un 18% y un 47%.
Aprovecha el agua de la bañera. Si usas a diario una bañerita para los niños, puedes reutilizar esa aguapara otra cosa, por ejemplo, verterla en un cubo y utilizarla para el wc.
Aprovecha el agua de la ducha. Mientras estás esperando en la ducha de la llegada del agua caliente puedes introducir en el plato un cubo, donde verter el agua fría mientras esperas que se digne aparecer la caliente. Esa agua limpia puede servir posteriormente para otros usos como por ejemplo para lavar platos o suelos.

Puedes cronometrar tu ducha, coloca un reloj de arena para la ducha y te marcas el tiempo justo. Te sorprenderá ver que son suficientes menos minutos de los que habitualmente empleas.
No dejar correr el agua, hábitos muy poco responsables como no cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, las manos o nos afeitamos.
Utilizar el papel de wc solo como papel de wc. No deberíamos servirnos de él para otros usos como limpiar el espejo empañado o los vidrios de las gafas, en este caso podemos utilizar un paño que cumple estas mismas funciones que un trozo de papel y actuarás de una manera mucho más ecológica.

Comprar papel de wc reciclado. En el envase suele aparecer el logo de ecolabel. No es necesario utilizar papel tintado, con dibujos o con varias capas. Es importante recordar para qué lo utilizas y dónde va a acabar.
No utilizar el WC como si fuese una papelera. Cada vez que realizamos un mal uso del inodoro para deshacernos de un papel, desperdiciamos toda la capacidad de la cisterna de agua.
Cambiar los grifos de tipo ruleta por grifos mono mando. Los grifos de ruleta que es el convencional no es el tipo de grifo más adecuado. Así podremos conservar la temperatura deseada y no tener que realizar de nuevo la mezcla agua caliente/fría.