Consejos para ahorrar tiempo en la mañana

¿Te cuesta horrores levantarte?, ¿andas siempre a la carrera? ¿Crees que no te da tiempo a llegar temprano a tus citas? Hoy te proponemos una serie de sencillos consejos para que ahorres tiempo en la mañana. Esperamos que te sirvan de utilidad y que, gracias a ellos, nunca se te eche el reloj encima.

Planifica tu día con antelación
Elaborar una lista con las tareas que tienes que realizar al día siguiente puede permitirte dormir mejor y más descansado. Apunta en un papel o repasa mentalmente los eventos y compromisos que tienes pendientes. Otro consejo eficaz es que dejes elegida la ropa que te vas a poner antes de irte a la cama. Te permitirá quitarte preocupaciones innecesarias y organizar mejor tu tiempo.

Dúchate antes de acostarte
Ducharse es una de las actividades rutinarias que más tiempo conllevan. Sobre todo, si es frecuente que se te peguen las sábanas o tengas mucha prisa. Por ello, te proponemos que te duches antes de acostarte. Te irás limpio y descansado a la cama sin necesidad de privarte de unos minutos más de sueño en la mañana.

Deja el café preparado
Si eres de los que sólo se despiertan con el sabor de una taza de café, quizá sea mejor que lo dejes preparado la noche antes, de esta manera, sólo tendrás que calentarlo y podrás dedicar esos minutos que te ahorras a otros menesteres. Si, en cambio, eres un sibarita y no quieres renunciar al café recién hecho, puedes dejar la cafetera preparada con el agua y la mezcla molida, para que sólo tengas que encender el fuego.

El agua te ayuda a espabilarte
Si, pese a tomarte un buen tazón de café, sigues con sueño, una buena opción es tomarte un buen vaso de agua fría. Tu metabolismo te lo agradecerá y servirá para activar esas energías que necesitas para empezar el día con buen pie.

La luz es el mejor despertador
Cuando despiertes, sube hasta arriba las persianas de tu cuarto. Si no hace mucho frío, también puedes abrir las ventanas. De esta manera, tu cerebro se desperezará con mayor facilidad.

Reserva un espacio para los objetos importantes
¿Cuánto tiempo perdemos en encontrar las llaves o el móvil en esos días que parecen empezar torcidos? Busca un espacio visible y práctico donde guardar las llaves, el móvil, la agenda o aquellos objetos que necesitas en tu vida cotidiana. Teniendo controlados estos objetos evitarás pérdidas de tiempo inoportunas y te organizarás mucho mejor.

Define horarios y rutinas
Calcula cuánto tiempo te lleva llegar desde tu casa al trabajo. Planifica tus desayunos y tus momentos de higiene personal en la mañana. Sabiendo el tiempo que consumes en estas tareas podrás adaptarte mejor a tu día a día, sin necesidad de andar a la carrera por haber perdido unos minutos de más.

Desconéctate antes de acostarte
Un mal habitual en los últimos años es la necesidad imperiosa de estar todo el día conectado al teléfono o al ordenador. Esto puede producir que tu descanso nocturno se vea afectado, con el consecuente insomnio o mal despertar al día siguiente. Por eso, a la hora de acostarte, desconecta todos tus dispositivos y reserva unos minutos de calma. Te servirán para planificar las tareas que tienes que hacer y descansarás mucho más relajado.

Si sigues estos sencillos pasos, podrás ahorrar una sensible cantidad de tiempo por la mañana y tu cuerpo notará las ventajas de organizarse de una manera más práctica. Si a estos consejos le sumas una dieta equilibrada y la práctica de algún ejercicio físico, tu calidad de vida también mejorará notablemente.

Trucos de belleza para ahorrar tiempo

Las prisas y el ritmo de vida actual nos impiden dedicarle todo el tiempo que desearíamos para ponernos guapas. Si quieres estar divina, pero te da pereza estar horas en el baño arreglándote, te ofrecemos una serie de consejos para que nunca pierdas la elegancia y, además, ahorres tiempo y dinero.

Champú seco
Si no has tenido tiempo de lavarte el pelo, puedes consultar en cualquier droguería o tienda de cosméticos las ventajas del champú seco. O, si lo prefieres, puedes fabricarte tu propio champú a base de polvos de talco para bebé, mezclado con bicarbonato sódico y la fragancia que más te guste. Su aplicación es sencilla: abrimos el pelo en secciones, espolvoreamos, esperamos un minuto a que actúe y, posteriormente, cepillamos bien.

También puedes comprar este tipo de champú en formato spray, lo cual te puede sacar de más de un apuro por lo rápido y sencillo de su uso.

Maquíllate en tres minutos
A veces pensamos que cuanto más tiempo dedicamos a maquillarnos mejores van a ser los resultados. Sin embargo, no hace falta echarle horas a nuestro look para conseguir un aspecto natural a la par que efectivo.

Aplícate una buena base, no hace falta que sea por toda la cara. A continuación, aplica un corrector en las zonas más sensibles de la piel, como enrojecimientos y manchas. Tras la base, es el turno de los polvos. Es importante que conozcas tu tipo de piel para que estos le vayan bien a tu cutis. Los más compactos ofrecen resultados espectaculares, pero no son aconsejables si tienes la piel muy grasa.

Después, usa un poco de colorete para resaltar las mejillas y aportar luminosidad a tu rostro. No te cortes con la cantidad y procura aplicártelo en una zona con mucha luz para que puedas controlar mejor cómo te queda. Las principales zonas donde se utiliza el colorete son la barbilla, la frente y los pómulos. Para ello, necesitarás una brocha ancha y efectuar movimientos rápidos para que quede uniforme.

Cuida tu piel con una crema humectante
No hay momento mejor que después de una ducha para poner a punto tu piel. Las cremas humectantes ayudan a preservar el pH natural del órgano más grande de nuestro cuerpo creando una barrera que impide que el agua que contiene nuestra piel se evapore.

En la actualidad, existen cremas humectantes e hidratantes para todo tipo de pieles y que contienen también todo tipo de aromas. La rosa mosqueta, la avellana, el aloe vera o la lavanda son algunos de ellos. Además de prevenir los contratiempos que puedan ocurrirle a tu piel, ahorrarás tiempo en ocultar esas pequeñas imperfecciones que te preocupan.

Cuida tus labios
Muchas veces, los labios pasan desapercibidos en cuanto a maquillaje se refiere. Si eres de las que les gusta utilizar carmines y barras de labios, no debes olvidarte de hidratar esta zona tan sensible a la vez que sensual.

Protégete con un cacao de labios para evitar las ampollas y los trozos de piel muerta originados por el frío.

Depilación facial
Con la simple ayuda de unas pinzas puedes mantener a raya ese vello facial que te trae de cabeza. Si adquieres una rutina diaria, con cinco minutos frente al espejo todas las mañanas servirá para que luzcas unas cejas perfectas y elimines esos pelillos del bigote.

Peinados express
Te has dormido y vas a llegar tarde a una reunión de trabajo. Has salido de la ducha y no te ha dado tiempo a peinarte como quisieras. La solución es fácil: hazte un recogido. Sólo necesitas una goma del pelo e imaginación