Los 10 consejos que toda familia tiene que conocer para ahorrar en comida y no pasar hambre

los-10-consejos-que-toda-familia-tiene-que-conocer-para-ahorrar-en-comida-y-no-pasar-hambre

 

La alimentación es un apartado clave en la economía familiar. Por una parte, la dieta forma parte del eje de la vida sana y la salud de toda la familia. Por la otra, el gasto en comida es significativo dentro del presupuesto mensual. Ahorrar en comida y no pasar hambre es posible si seguimos una serie de consejos:

 

  1. A la hora de comprar no vayas con hambre al supermercado. Cuando compramos con mucho apetito es muy fácil gastar más allá de nuestro listado inicial. Los supermercados intentan que compremos cosas que no necesitamos y nos invitan a gastar en los alimentos más caros y no necesariamente mejores ni más saludables. Por ello, tenemos que ir al supermercado sin hambre y con un listado cerrado.

 

  1. Comprar alimentos de temporada es clave para contar con comida fresca y a buen precio. Sobre todo, frutas, verduras y los productos más frescos son los más recomendables de comprar cuando toca su temporada. Esto implica que diseñemos nuestra dieta y los menús de la semana en función de la época del año en la que estemos.

 

  1. Aprovechar ofertas para comprar para varios meses para productos no perecederos. Especialmente alimentos con larga duración como congelados, envasados y productos que no caducan. Comprar al por mayor en tiendas especializadas también es interesante para aquellos productos no perecederos.

 

  1. Reducir el consumo de carne. La carne, además de tener precios altos, no es muy saludable si su consumo es alto. Es importante incluir en la dieta carne de ave y especialmente de pavo, mientras se reduce drásticamente el consumo de carnes rojas. El menor consumo de carne se notará en nuestro bolsillo.

 

  1. Reducir el consumo de azúcar. Todos aquellos productos con alto contenido en azúcar tienen que ser prácticamente eliminados de nuestra dieta. Esto supondrá un importante ahorro, pero también una dieta más saludable. Dejar de comprar galletas, bollería, pastelería, bebidas azucaradas, refrescos, zumos envasados (mejor los zumos naturales a partir de frutas de temporada), chocolate, helados y dulces tendrá un beneficio muy importante para nuestro presupuesto familiar.

 

  1. Aprovechar ofertas de productos con caducidad para congelar. Cuando haya ofertas de productos perecederos es muy bueno comprar en grandes cantidades. Como su tiempo de caducidad es limitado, lo mejor es cocinarlos y luego congelarlos. Así nos durará varias semanas y habremos ahorrado de forma importante.

 

  1. No comprar comida precocinada. Es más barato y saludable cocinarlo uno mismo que comprar comida precocinada. De cara a ahorrar tiempo y dinero, lo mejor es cocinar mucha comida y luego congelarla. A medida que vayamos consumiendo la comida vamos descongelando la misma.

 

  1. A la hora de comprar compara el precio por unidad y no el precio final. Un truco típico de supermercado es poner como oferta un producto con un precio bajo, pero en realidad el precio por unidad de medida es mucho mayor que otros productos iguales que están en venta. La referencia de medida es clave para saber si compramos más barato o más caro.

 

  1. Valora la posibilidad de comprar marcas blancas cuando la relación calidad precio sea buena. Hay oportunidades en marcas blancas de alimentación. Los supermercados y grandes superficies tienen a veces productos de alimentación con su marca a muy buen precio y que sus fabricantes son marcas muy reconocidas por su calidad. En estos casos es interesante ahorrar dinero comprando calidad a muy buen precio.

 

  1. Usa cupones de descuento y tarjetas de descuentos. A veces es útil para ahorrar tener tarjetas de descuento y usar cupones de descuento. Por ejemplo, hay tarjetas de descuento que usamos en gasolineras y que nos dan puntos de descuento para el supermercado. En el caso de que usemos con frecuencia el coche, podemos reducir un poco la factura mensual de compra de comida.

Ideas para ahorrar calefacción en invierno

ahorrar_calefacción

 

Ya sabemos que existen muchas formad de ahorrar poder ahorrar en el hogar, como instalar decoraciones baratas, realizar reparaciones tú mismo y utilizar cupones de descuento para las compras de la alimentación para tu familia. Pero, a la hora de ahorrar energía en el hogar puede resultar un poco más complicada. Además ahora nos enfrentamos a los meses más fríos del año, y es cuando suele aumentar nuestra factura en el consumo de gas o luz debido a la calefacción de los hogares.
Una buena noticia para el ahorro en calefacción es que pueden tomar una serie de medidas sencillas que ayudarán a reducir el gasto de tu factura en calefacción durante este invierno.

 

ahorrar_calefacción

 

Estos son algunos de los consejos para ahorrar en calefacción en el hogar:
Revisar el aislamiento de la casa:
el asilamiento de la casa es algo fundamental a la hora de ahorrar energía, ya que cuánto menos aislamiento tenga su vivienda, ésta se encontrará más fría, además de perder parte del calor que genere nuestra calefacción. Además el material de aislamiento tiene precios relativamente económicos a la hora de comprarlos en una tienda y no suele ser difícil de instalar.

Instalar un termostato: utilizar un termostato de calefacción es muy importante para ahorrar dinero en calefacción, ya que puedes mantener la temperatura adecuada en cada momento. Si instalas un termostato programable podrás cambiar la temperatura cuando no haya nadie en la casa durante varias horas y así poder ahorrar en consumo.

Mantener una temperatura constante: no necesitamos que la casa esté igual de caliente por la noche que durante el día. Es cierto que llegar a casa y que haya una temperatura agradable en invierno resulta muy agradable, pero dejar la calefacción puesta durante todo el día mientras no estamos en casa supone un derroche energético enorme. Por eso el uso de un termostato programable es mucho más útil y económico.

Limpiar los reguladores de calefacción: es aconsejable limpiar los calefactores al nivel de zócalos y los radiadores y sobre todo asegurarse de que no se encuentren bloqueados por muebles, alfombras, paños o cualquier otro objeto.

Los radiadores de ¿gas o electricidad?: puede parecer la mejor opción que, si sólo vamos a utilizar un par de habitaciones de la vivienda, ahorraremos si usamos en ellas radiadores eléctricos. Pero existen varios argumentos que indican lo contrario, como que una buena instalación centralizada de gas resulta mucho más eficiente energéticamente que los radiadores individuales eléctricos. Si bien la instalación de radiadores de gas puede ser muy beneficiosa en términos de ahorro y eficiencia, también es cierto que los emisores térmicos de última generación están preparados para reducir el consumo y ofrecer el mismo confort que los de gas. Lo que debemos hacer a la hora de elegir un tipo de calefacción u otra es analizar qué modelo se adapta mejor a nuestras necesidades del hogar.

Ahorro en el hogar

ahorro_hogar

 

Existen en la vida diaria una serie de gastos que no podemos evitar como comer, tener ropa y calentar la casa. Además son unos gastos que suponen una parte muy importante de los presupuestos de los hogares.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), las familias españolas ahorramos apenas el 13,2% de nuestra renta disponible, 2,2 puntos menos que hace un año.
Como decimos las principales partidas se las llevan el hogar y el coche, de acuerdo a un informe presentado por la red social Comuto.es.
A pesar de ellos existen una serie de trucos sencillos que podemos realizar y que nos pueden ayudar a ahorrar energía en el hogar, gastar menos en la ropa y en definitiva manejar bien el presupuesto familiar para no gastar más que lo necesario.

 

ahorro_hogar

 

Elaborar un presupuesto: es una herramienta clave para conocer bien los gastos del hogar. Una hoja de cálculo como Microsoft Excel puede ayudar en hacer tu presupuesto y sumar los gastos.
Controlar el gasto en electricidad: es algo que se usa mucho cada día, luces, la respiradora, el horno, el calentador de agua, y todos los aparatos que usan los niños pueden necesitar electricidad para funcionar. Gestos sencillos como apagar las luces al salir de un cuarto y desenchufar cosas que usan continuamente la electricidad te ayudarán a pagar menos. Utilizar bombillas de bajo consumo también es fundamental para reducir la factura de la luz.

Vigilar la compra diaria: según diversos estudios, las llamadas «marcas blancas», de menor precio pero de calidad similar, pueden ayudarnos a reducir el presupuesto destinado a la compra hasta un 40%.
Adquirir productos de segunda mano: en el último año, casi el 40% de la población adulta española que ha encontrado en esta opción una forma de ahorro.

Reducir el consumo de agua: medidas sencillas como vigilar los goteos y fugas, utilizar reductores de caudal y dosificadores apenas influyen en el día a día y suponen un gran ahorro.
Aprovechar los descuentos en internet: hoy día existen multitud de portales de outlet on-line, las tiendas virtuales o las webs de comparación de precios, portales de descuentos o de ofertas de último minuto.