Los diez trucos imprescindibles para ahorrar en estas navidades y disfrutar de ellas a bajo coste

los-diez-trucos-imprescindibles-para-ahorrar-en-estas-navidades-y-disfrutar-de-ellas-a-bajo-coste

Las navidades pueden convertirse en la época del año más divertida. Pero también, la alegría de estas fiestas se puede convertir en una pesadilla de deudas, gastos innecesarios y excesos que pueden perjudicar nuestra economía doméstica durante muchos meses. Para evitar caer en estos errores de fin de año podemos seguir diez útiles consejos para ahorrar y disfrutar de las navidades.

1. Usa una tarjeta de crédito con descuentos

Hay tarjetas de crédito que te aplican descuentos y devuelven un pequeño porcentaje de lo gastado en cada compra realizada. Además, es importante no financiar durante meses las compras ya que los tipos de interés en este tipo de financiación son muy altos. Lo ideal es que lo gastado con la tarjeta de crédito te lo carguen en tu cuenta en el mes siguiente, evitando tener que pagar intereses.

2. Compra en Internet

En las tiendas online podemos comparar precios y encontrar gangas. Usar comparadores de productos y agregadores de tiendas y ofertas online es la mejor forma de ahorrar sin moverse de casa.

3. No caigas en las modas

Las modas y últimas tendencias son caras y no garantizan el éxito en un regalo o celebración. Es más importante la originalidad, la calidad y la utilidad del regalo que si es lo último.

4. Reserva los viajes con dos meses de antelación

Las navidades son una época de frecuentes desplazamientos y viajes para compartir momentos entrañables con la familia y los amigos. Esto impulsa al alza los precios de los transportes y los viajes. Por ello, lo mejor es ser previsor y reservar y comprar los billetes con dos meses de antelación si nos es posible.

5. Utiliza las tarjetas de fidelización

Existen tarjetas que tienen descuentos interesantes. Por ejemplo, hay tarjetas de fidelización que al comprar gasolina aplican importantes descuentos en los supermercados. Es una buena forma de ahorrar especialmente en estas fiestas.

6. No compres más comida de la que vais a comer

Las compras compulsivas son típicas de estas fechas y especialmente en el supermercado. Es normal comprar más comida de la necesaria y lamentablemente esta comida a veces se estropea. Para ahorrar y ser responsable como consumidor es importante hacer una lista de la compra realista y no caer en compras compulsivas y no planificadas.

7. Planifica las compras

No realices compras en el último momento y no improvises qué vas a comprar. Para evitar esta situación que implica gastar más de lo necesario, lo mejor es sentarse, pensar y planificar las compras. Sabes exactamente qué comprar con antelación y tener una lista con las compras y regalos nos ayudará a ahorrar de forma importante.

8. Utiliza códigos de cupón

Los códigos de descuento son una buena opción para ahorrar, tanto si compras en tiendas físicas como si compras online.

9. Compra en Black Friday

Comprar parte de los regalos en las ofertas de Black Friday es una buena opción para ahorrar. En este caso es importante comparar los precios antes y durante el Black Friday ya que hay ofertas que no son tan atractivas como parecen.

10. Adelanta las compras

Durante las navidades suben los precios de la comida, juguetes y regalos en general. Adelantar al menos un mes las compras navideñas nos ahorrará mucho dinero. Comprar comida y congelarla es una buena solución para ahorrar, igual que comprar los regalos con antelación.

Lo que puedes hacer para ahorrar en la Renta antes de nochevieja y terminar bien el año

lo-que-puedes-hacer-para-ahorrar-en-la-renta-antes-de-nochevieja-y-terminar-bien-el-ano

Todos los años en la época navideña además de los preparativos festivos de fin de año también surge la necesidad de pensar en la declaración de la renta o IRPF. ¿Por qué? Pues sencillamente porque los últimos días del año son la última oportunidad para tomar decisiones para ahorrar en la declaración de la renta. Para reducir lo máximo posible el importe a pagar en este impuesto es imprescindible ser previsor y decidir qué hacer antes de que acabe el año. Una vez que acaba el año ya poco se puede hacer para reducir la factura fiscal.

En los últimos años se han limitado las posibilidades de reducir el pago de la declaración de la renta con reducciones o deducciones. Por esto, es más importante que nunca ser previsor y planificar muy bien el impuesto del IRPF para no pagar de más y aprovechar todas las posibilidades para optimizarlo.

A la hora de poder analizar cómo podemos ahorrar en la declaración de la renta tenemos que tener en cuenta las siguientes reducciones y deducciones:

– Vivienda habitual.
Para viviendas adquiridas con préstamo hipotecario antes del año 2013 la deducción es del15% de las cantidades de éste (capital e intereses) en la declaración de la renta. El límite máximo dónde se aplica la deducción es de 9.040€.
En el caso de alquiler de vivienda habitual también ha deducciones estatales y autonómicas.

– Creación de empresas
Una de las novedades en los últimos años es el beneficio fiscal por invertir en empresas de nueva creación como socio capitalista. Esta deducción ascienda al 20% de las cantidades invertidas con un máximo de 50.000€.

– Compensación de beneficios y pérdidas patrimoniales
Cuando se producen ganancias patrimoniales (por ejemplo, por la venta de acciones en bolsa o por la venta de un piso) se pueden compensar con pérdidas. Una práctica para compensar beneficios y pérdidas patrimoniales consiste en vender acciones que tienen pérdidas latentes y que no es probable que recuperemos la inversión a medio plazo. En este caso, al vender las acciones y perder dinero, estas pérdidas las podemos compensar con las ganancias por la venta de otras acciones, de un piso u otro activo que tengamos.

– Planes de pensiones.
Se han convertido en un clásico para ahorrar en el IRPF. Los planes de pensiones tienen una reducción directa en la base imponible del impuesto. Las limitaciones se centran en la aportación máxima con derecho a deducción, que es de 8.000€ o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. Si se supera estos límites, existe la posibilidad de transferirlo al cónyuge si posee unos rendimientos del trabajo inferior a 8.000€.

– Donaciones.
Finalmente, en los últimos años ha mejorado la fiscalidad de las donaciones a entidades sin ánimo de lucro. Por ejemplo, en el caso de que el contribuyente haya realizado una donación de un importe igual o menor a 150 euros anuales a una entidad sin fines lucrativos, se le aplicará una deducción del 50% sobre la cuantía que haya donado.

10 trucos para ahorrar gasolina y frenar los gastos de tu coche

El gasto en gasolina es uno de los principales agujeros en el bolsillo cuando utilizamos frecuentemente el coche o cuando realizamos un largo viaje en el mismo. Aunque la gasolina ha moderado su precio en comparación con otros años, este combustible es uno de los principales gastos en la economía familiar. La mejor manera de ahorrar en gasolina y frenar este gasto es cambiando el hábito de conducción. Sí, conduciendo de forma distinta podemos optimizar el consumo del combustible del coche. Con los siguientes diez trucos podremos poner límites al gasto y ahorrar gasolina y dinero.

1. Puesta en marcha y arranque. Arrancar el coche sin pisar el acelerador y empezar la marcha después del arranque es una buena práctica para ahorrar gasolina.

2. Primera marcha. Es de las que más consume, por lo que hay que usarla moderadamente y procurar siempre pasar rápidamente a la segunda marcha.

3. Aceleración. Es muy importante que la marcha se adecúe a la necesidad del motor. Esto hará un consumo óptimo del combustible.

4. Mejor las marchas largas que las cortas. Las marchas largas consumen menos combustible y hacen que el coche esté menos revolucionado.

5. Mantener una velocidad homogénea. Los frenazos, acelerones y unas velocidades que cambian bruscamente hacen que se dispare el consumo de combustible.

6. Frenar lentamente. Si se puede, lo recomendable es frenar despacio para que el coche se desacelere sin cambiar la marcha. En este caso es mejor primero levantar el pie del acelerador y un poco después frenar despacio y cambiar la marcha lo más tarde posible.

7. Detención del coche. Lo más recomendable es evitar cambiar la marcha y detener el coche de la forma menos brusca posible si las condiciones lo permiten.

8. Apagar el motor en paradas largas. Cuando el vehículo está parado durante un largo tiempo es mejor apagar el motor en vez de tenerlo encendido.

9. Ser previsor y anticiparse. La clave de la conducción es saber anticiparse a cualquier evento que pueda surgir para adaptar nuestro trayecto a todos los vehículos, peatones y situaciones que prevemos que pueden suceder en nuestro camino. Así, evitamos una conducción brusca que aumenta el consumo de gasolina.

10. Primero seguridad, luego eficiencia. Aunque la optimización del gasto de combustible es importante, no debemos olvidar que la prioridad es la seguridad vial. Por ello, no podemos anteponer el ahorro de gasolina a la seguridad del vehículo, sus ocupantes y el resto de vehículos y peatones a los que puede afectar nuestro coche.

Los 10 consejos que toda familia tiene que conocer para ahorrar en comida y no pasar hambre

los-10-consejos-que-toda-familia-tiene-que-conocer-para-ahorrar-en-comida-y-no-pasar-hambre

 

La alimentación es un apartado clave en la economía familiar. Por una parte, la dieta forma parte del eje de la vida sana y la salud de toda la familia. Por la otra, el gasto en comida es significativo dentro del presupuesto mensual. Ahorrar en comida y no pasar hambre es posible si seguimos una serie de consejos:

 

  1. A la hora de comprar no vayas con hambre al supermercado. Cuando compramos con mucho apetito es muy fácil gastar más allá de nuestro listado inicial. Los supermercados intentan que compremos cosas que no necesitamos y nos invitan a gastar en los alimentos más caros y no necesariamente mejores ni más saludables. Por ello, tenemos que ir al supermercado sin hambre y con un listado cerrado.

 

  1. Comprar alimentos de temporada es clave para contar con comida fresca y a buen precio. Sobre todo, frutas, verduras y los productos más frescos son los más recomendables de comprar cuando toca su temporada. Esto implica que diseñemos nuestra dieta y los menús de la semana en función de la época del año en la que estemos.

 

  1. Aprovechar ofertas para comprar para varios meses para productos no perecederos. Especialmente alimentos con larga duración como congelados, envasados y productos que no caducan. Comprar al por mayor en tiendas especializadas también es interesante para aquellos productos no perecederos.

 

  1. Reducir el consumo de carne. La carne, además de tener precios altos, no es muy saludable si su consumo es alto. Es importante incluir en la dieta carne de ave y especialmente de pavo, mientras se reduce drásticamente el consumo de carnes rojas. El menor consumo de carne se notará en nuestro bolsillo.

 

  1. Reducir el consumo de azúcar. Todos aquellos productos con alto contenido en azúcar tienen que ser prácticamente eliminados de nuestra dieta. Esto supondrá un importante ahorro, pero también una dieta más saludable. Dejar de comprar galletas, bollería, pastelería, bebidas azucaradas, refrescos, zumos envasados (mejor los zumos naturales a partir de frutas de temporada), chocolate, helados y dulces tendrá un beneficio muy importante para nuestro presupuesto familiar.

 

  1. Aprovechar ofertas de productos con caducidad para congelar. Cuando haya ofertas de productos perecederos es muy bueno comprar en grandes cantidades. Como su tiempo de caducidad es limitado, lo mejor es cocinarlos y luego congelarlos. Así nos durará varias semanas y habremos ahorrado de forma importante.

 

  1. No comprar comida precocinada. Es más barato y saludable cocinarlo uno mismo que comprar comida precocinada. De cara a ahorrar tiempo y dinero, lo mejor es cocinar mucha comida y luego congelarla. A medida que vayamos consumiendo la comida vamos descongelando la misma.

 

  1. A la hora de comprar compara el precio por unidad y no el precio final. Un truco típico de supermercado es poner como oferta un producto con un precio bajo, pero en realidad el precio por unidad de medida es mucho mayor que otros productos iguales que están en venta. La referencia de medida es clave para saber si compramos más barato o más caro.

 

  1. Valora la posibilidad de comprar marcas blancas cuando la relación calidad precio sea buena. Hay oportunidades en marcas blancas de alimentación. Los supermercados y grandes superficies tienen a veces productos de alimentación con su marca a muy buen precio y que sus fabricantes son marcas muy reconocidas por su calidad. En estos casos es interesante ahorrar dinero comprando calidad a muy buen precio.

 

  1. Usa cupones de descuento y tarjetas de descuentos. A veces es útil para ahorrar tener tarjetas de descuento y usar cupones de descuento. Por ejemplo, hay tarjetas de descuento que usamos en gasolineras y que nos dan puntos de descuento para el supermercado. En el caso de que usemos con frecuencia el coche, podemos reducir un poco la factura mensual de compra de comida.

Los 5 propósitos de ahorro en tu vuelta de vacaciones

los-5-propositos-de-ahorro-en-tu-vuelta-de-vacaciones

El periodo estival es una época del año marcada por el buen tiempo, el descanso, el ocio al aire libre y sobre todo por las vacaciones. Muchas familias están ahorrando todo el año para poder disfrutar de unas vacaciones lejos del día a día y dándose pequeños caprichos. Los gastos en vacaciones se disparan, y en algunas ocasiones esos gastos están financiados con lo que habrá que pagarlos en los meses siguientes.

La vuelta de las vacaciones es un muy buen momento para iniciar la vuelta al trabajo (y la vuelta al cole para los más pequeños) con una serie de nuevos y renovados propósitos de ahorro. Es muy positivo plantearse qué podemos hacer y cambiar en nuestros hábitos diarios para conseguir ahorrar. No olvidemos que, si podemos ahorrar más, nuestra economía familiar nos dará más tranquilidad y también nos permitirá poder disfrutar más y mejor de las próximas vacaciones.

1. Controla y planifica el presupuesto mensual: El primer paso para ahorrar es saber cuánto gastamos al mes. Si los gastos mensuales son superiores a los ingresos mensuales entonces estamos ante una grave situación y tenemos que tomar decisiones drásticas a corto plazo. Para ahorrar tenemos que tener identificados todos los gastos para poder analizar qué gastos son importantes y cuáles no lo son. El control de los gastos mensuales se puede hacer con una hoja de cálculo en el ordenador o con alguna de las distintas aplicaciones móviles que están surgiendo.

2. Ahorra en comida: Las principales claves para ahorrar en la compra de comida son aprovechar los alimentos de temporada, no tirar la comida y programar con antelación los menús diarios y la lista de la compra. La planificación de los alimentos que vamos a comer cada día y cada semana nos ayudará a mejorar la organización evitando la improvisación y el aumento de gastos innecesarios. Además, esta programación nos ayudará a aprovechar y combinar distintos platos. Medir bien las raciones de cada comida para evitar que sobre y tener que tirarla también es importante para ahorrar. Respecto a comprar productos de temporada, es una buena y saludable forma de ahorrar.

3. Ahorra en tu coche: Después de las vacaciones es recomendable revisar el coche en el taller si has recorrido muchos kilómetros. De esta forma evitaremos sorpresas ante posibles averías que se puedan agravar por no detectarlas a tiempo. Para ahorrar en los gastos del coche es fundamental cambiar la mentalidad y los hábitos. En primer lugar, es necesario plantearse si es viable usar más el transporte público, tanto en nuestros desplazamientos de trabajo como de ocio. También influye la forma de conducir para evitar aumentar el consumo de combustible. Por ejemplo, el exceso de velocidad o la conducción agresiva aumenta el consumo de gasolina. Repostar en gasolineras baratas y que tengan asociados cupones de descuento en supermercados es otra vía para ahorrar en el uso del coche.

4. Revisa los contratos y gastos de los suministros: A veces no somos conscientes de que estamos pagando de más o incluso que pagamos por servicios que no usamos. Por ello es muy útil de cara a ahorrar eficazmente revisar los contratos de los suministros que tenemos contratados, así como sus facturas. Los gastos de electricidad, agua, gas, conexión a Internet, telefonía… pueden ser reducidos. Actualmente hay continuas ofertas y promociones en gran parte de los suministros. Además, podemos encontrarnos con la sorpresa de que el nivel de servicio que tenemos contratado es muy superior al que realmente necesitamos, por lo que podemos rebajar la factura sensiblemente con un nivel inferior de servicio.

5. Usa la economía colaborativa: Compartir coche, alquilar coches entre particulares, usar alojamientos particulares para viajes, participar en portales y plataformas de trueque, pedir préstamos entre particulares, compartir taxi, … Existen cada vez más empresas con aplicaciones móviles y con plataformas digitales que facilitan el contacto entre particulares para poder obtener importantes ahorros en distintos tipos de servicios. La economía colaborativa funciona cada vez mejor y es muy eficiente para conseguir ahorrar

10 cosas que tenemos que aprender para que nuestro bolsillo no sufra en la vuelta al cole

10-cosas-que-tenemos-que-aprender-para-que-nuestro-bolsillo-no-sufra-en-la-vuelta-al-cole

La vuelta al cole es uno de los eventos más importantes del año en las familias. Muchos lo equiparan a la cuesta de enero en lo que respecta a los gastos. La economía familiar tiene que afrontar en el mes de septiembre los gastos relacionados con las matrículas escolares, la compra de libros y material escolar, ropa y calzado para los niños, … toda una cascada de gastos en muy poco tiempo. ¿Qué podemos hacer para que nuestro bolsillo no sufra en la vuelta al cole? Veamos algunos trucos para aprender a ahorrar en esta época:

1. Preparar un presupuesto y planificar las necesidades: Antes de salir a comprar es vital analizar cuál es presupuesto real para gastarse y también lo que realmente necesitan los niños en la vuelta al cole. Las marcas, la publicidad y las compras compulsivas pueden duplicar nuestros gastos innecesariamente. Es importante ceñirse al presupuesto y evitar gastar el dinero que no se tiene.

2. Comprar libros de texto en Internet: El gasto en libros es uno de los más importantes en la vuelta al colegio. Buscar los libros en librerías y almacenes online es una alternativa que puede ayudarte a ahorrar.

3. Intercambio de libros de texto: Cada vez más es una alternativa que facilita el ahorro en las familias. A través de asociaciones locales, ayuntamientos y sobre todo en Internet puedes conectar con familias que tienen el libro que necesitas y ofrecer los libros que ya no van a usar tus hijos pero que otras familias sí necesitan. Este trueque a través de distintas plataformas es una buena forma de ahorrar dinero.

4. Becas y ayudas: De cara a las matrículas y gastos como el comedor escolar o el transporte es importante conocer y revisar las bases de las convocatorias de becas y ayudas para conocer si podemos optar a ellas. Las ayudas las pueden ofrecer todas las administraciones públicas: ayuntamientos, comunidades autónomas y el Estado a través del Ministerio de Educación.

5. Outlets de ropa y calzado: Los outlets y tiendas de descuentos son una visita imprescindible en esta época. En estos sitios podrás encontrar ofertas y descuentos importantes para la ropa y calzado de los niños.

6. Usar aplicaciones móviles: A través de aplicaciones móviles de trueque, venta de segunda mano y anuncios podrás encontrar todo lo que necesitas en lo referente a libros de texto y todo tipo de materiales y cosas que puedan llegar a necesitar tus hijos en el colegio. Igualmente, en estas aplicaciones y portales online puedes vender lo que ya no necesitéis.

7. Huir de los créditos: Los créditos lo que harán será aumentar los gastos y costes en la economía familiar. Ante necesidad de financiación a corto plazo puedes optar por comprar en tiendas que te ofrezcan financiación en la compra sin intereses y también usar alguna tarjeta de crédito que te aplace el pago un mes sin intereses.

8. Reciclar y reutilizar: Revisar todos los materiales, ropa, calzado y utensilios del curso anterior es fundamental para aprovechar todo lo posible. En el caso de familias con varios hijos, los pequeños pueden aprovechar ropa, libros y materiales de los grandes.

9. Comparar precios: Antes de decidirse por un producto en concreto es muy importante comparar precios en distintas tiendas (tanto en la calle como en Internet). Puedes encontrar precios muy distintos en el mismo producto en función de dónde lo compres.

10. Comprar con antelación: Es fundamental planificar las compras con antelación, ya que las compras de última hora pueden implicar pagar un precio mayor en algunos artículos con alta demanda. Organizar con tiempo la vuelta al cole es el primer paso para ahorrar.

¿Es rentable tener un coche?

Cada vez son más personas las que se plantean prescindir de coche particular. La gente que vive en grandes ciudades conoce en sus propias carnes la odisea que supone soportar los atascos, encontrar hueco para aparcar o tener que pagar por un parking o por estacionar en una zona azul. Ante todos estos inconvenientes, procederemos a analizar si realmente resulta rentable disponer de coche privado hoy en día.

¿Qué costes supone?
En primer lugar, tenemos que considerar una serie de factores a la hora de seleccionar nuestro medio de transporte habitual. Uno de ellos es el coste fijo que supone tener un coche privado. Al precio de compra hay que sumarle la obligatoriedad de tener un seguro en regla. También hay que tener en cuenta las diferentes tasas que se aplican por tener un vehículo en propiedad y las revisiones periódicas. Tenemos que tener claro que pasar la ITV nos puede salir por una media de 60 euros anuales, si disponemos de un turismo y dependiendo de cada comunidad autónoma. En caso de poseer furgonetas o vehículos mixtos tendremos que pasar la ITV cada seis meses.

Tampoco debemos olvidarnos de los costes variables. Un coche necesita combustible, mantenimiento y puesta a punto. También es muy importante tener los neumáticos en perfectas condiciones, así como todos los sistemas de seguridad activa y pasiva. Por tanto, quieras o no quieras, tu coche tendrá que acabar pasando por el taller.

¿Diésel?, ¿gasolina?, ¿por qué no eléctrico?
El eterno debate entre los aficionados a los coches. Se cuentan por miles los fanáticos de los motores de gasolina. En cambio, las redes comerciales de transporte por carretera suelen utilizar el gasóleo debido a su mayor rendimiento en cuanto a consumo. Pero el petróleo es un combustible no renovable y una de las principales causas de la emisión de gases a la atmósfera. Por ello, la industria automovilística está volcando sus esfuerzos en los motores híbridos o eléctricos. Los avances en este aspecto han sido notables y las prestaciones de los coches eléctricos se están equiparando a las de los coches convencionales. ¿Te imaginas tener la gasolinera en un enchufe de tu casa?

¿Cómo utilizas tu medio de transporte?
Otra cuestión a valorar es el uso que le das a tu medio de transporte y en qué entorno te mueves. Si tienes que realizar viajes de distancias medias o largas con frecuencia, también has de tener en cuenta usar el transporte público. Por desgracia, las redes de transporte público muchas veces están limitadas a horarios y frecuencias. Si, por ejemplo, tienes que entrar al trabajo a las siete de la mañana y el primer autobús pasa a las ocho, quizá sí que tengas motivos para comprarte un coche.

En España, la densidad de población y la manera en que se han desarrollado los pueblos y las ciudades es muy diversa. No es lo mismo viajar en Madrid y cercanías, donde tienes numerosas opciones para elegir (tren, metro, autobús, taxi), que en un pueblo perdido de los Pirineos, donde el coche o el todoterreno se hacen imprescindibles.

¿Con qué frecuencia?
Piensa en tus necesidades cotidianas. ¿Te desplazas a menudo u ocasionalmente? Este es otro de los factores a valorar cuando nos estamos planteando comprarnos un coche. Si el uso que le vas a dar va a ser esporádico, quizá debas alquilar un vehículo cuando lo necesites o plantearte la siguiente pregunta:

¿Has pensado en compartir coche?
Una de las alternativas de transporte que está ganando enteros es el uso de aplicaciones como BlaBlaCar o Amovens. Estas plataformas digitales permiten a los usuarios compartir viaje y costes o, incluso, alquilar un coche.

Esta revolución en el mundo de los medios de transporte ha ocasionado más de un conflicto. El intento de desembarco en España de Uber, otra empresa dedicada a compartir transporte privado, generó las protestas del sector del taxi, acusando a la compañía de piratería y competencia desleal.

En definitiva, piénsatelo bien cuando consideres comprarte un coche. Haz una comparativa de las ventajas e inconvenientes que te supondría. Está claro que la independencia que proporciona un coche particular es muy apetecible; pero también existen opciones de transporte divertidas y saludables, como la bicicleta.

Consejos para aprovechar los cupones de descuento

¿Aprovechas todas las ofertas que llegan a tus oídos?, ¿Estás siempre pendiente de las últimas promociones? Pues bienvenido al maravilloso mundo de los cupones de descuento. A continuación, detallaremos una serie de pautas para convertirte en todo un experto en chollos. Once millones de españoles ya disfrutan de las ventajas de los cupones de descuento.

Inicia la búsqueda
Podemos empezar fijándonos en los periódicos. Los principales diarios suelen ofertar con sus ejemplares productos y servicios de todo tipo, sobre todo los domingos. También son útiles las redes sociales para encontrar cupones descuento. Cada vez más negocios y comercios sortean o regalan sus productos vía Facebook o Twitter. Una manera muy eficaz de que se den a conocer y, al mismo tiempo, tú te ahorres un dinero.

Haz una lista
Piensa en aquellas cosas que más sueles utilizar en tu vida cotidiana. La barra de pan, la pasta de dientes, el champú… todas estas cosas pueden llegar a tus manos mediante un cupón descuento. Haz una lista con todo aquello que sueles usar y, a continuación, rastrea la red buscando promociones que te puedan servir. No sirve de nada si obtienes un producto que luego no vas a utilizar. Así que sé práctico.

Fíjate en la fecha de vencimiento
Los cupones de descuento tienen una validez determinada. Por ello, es necesario que te fijes en la fecha de vencimiento que te indicará el papel. De esta manera, la promoción no te caducará y podrás disfrutar del producto ofertado.

También has de fijarte en si los cupones son acumulables o no. En el caso de que no lo sean, puedes regalar alguno a tus amigos.

Hazte socio de tu supermercado habitual
La mayoría de supermercados en España disponen de un club de clientes que oferta numerosos descuentos al ir a comprar. Sólo tienes que preguntarle a cualquier empleado del súper cómo hacerse socio. Tras rellenar un formulario, se te expedirá una tarjeta de fidelidad que entregarás en cada compra que hagas, lo que te dará derecho a recibir descuentos y a entrar en sorteos, además de ahorrarte una cifra considerable a fin de mes.

Usa tu Smartphone
En la actualidad, hay un sinfín de aplicaciones de lo más variado que te permitirán enterarte el primero de todos los descuentos y promociones.

Entérate de qué empresa oferta el cupón
Si vas a adquirir cupones de descuento por internet, has de asegurarte de que la empresa que los expide es de confianza. El comercio digital puede dar pie a ciertos engaños y estafas. Asegúrate de que los cupones tienen validez legal y de que el ofertante no actúa con intereses fraudulentos.

Consulta SIEMPRE las condiciones de compra
Para no llevarse un chasco y que te digan que no puedes canjear tu cupón, infórmate bien sobre las condiciones de compra. Si en el propio cupón no especifica nada, pregunta a la empresa que los oferta.

Conserva tu cupón en perfectas condiciones
Algunos establecimientos pueden no dar por válido tu cupón si lo llevas arrugado o estropeado. Para evitar esto, hazte con un sobre donde guardar todos los cupones que vayas acumulando o, mejor, usa un archivador donde puedas apuntar sus fechas de validez. De esta manera, tendrás clasificados y ordenados todos tus vales para que puedas utilizarlos con mayor comodidad.

Trucos para ahorrar con las plantas de casa

¿Te gustan las plantas? ¿Necesitas sentir en tu casa el aroma y la presencia de estos vegetales? Pues estás de enhorabuena. Puedes sacarles todo el potencial a tus plantas y, a la vez, ahorrar dinero. Para ello, te presentamos una serie de consejos que te pueden servir de gran ayuda.

Un huerto en tu casa
Si tienes dotes de agricultor y te gustaría cultivar lo que comes, ya estás tardando en montarte un huerto. Busca un sitio soleado en la terraza de tu casa o construye un parterre con materiales reciclados. Si dispones de jardín o de un terreno con acceso a agua, mejor que mejor. Si, en cambio, no dispones de espacio pues probar a construir un pequeño huerto de especias en la repisa de tu ventana. Y te preguntarás: ¿dónde está el ahorro?

Pues bien, piensa en las lechugas y tomates que pueden salir de ese pequeño huerto con un poco de mimo y dedicación o recréate con hierbas aromáticas como la albahaca o el romero que le pueden dar ese toque especial a tus platos. En un corto espacio de tiempo podrás sentir la satisfacción de comer algo que has cultivado.

Reutiliza el agua para regar tus plantas
Aprovecha todos los recursos a tu alcance para que tus plantas crezcan fuertes y sanas. El más fundamental de todos es el agua. Los españoles gastamos entre tres y seis litros de agua por persona y día, lo que supone un desperdicio considerable. Aprovecha el agua que sale de la ducha antes de que adquiera la temperatura que deseas para regar tus plantas.

También puedes dejar un pequeño cubo en la ventana para que se llene de agua de lluvia. El agua de lluvia tiene la ventaja de que no contiene cal, ni cloro, como la mayoría de las aguas para consumo humano. De esta manera, tus plantas asimilarán mejor los nutrientes y minerales que les proporciona el líquido elemento.

Abono natural
Lo mismo que te hemos explicado con el agua, lo puedes probar con los residuos orgánicos que se generan diariamente. No deseches la piel de una naranja, córtala en pedacitos y deposítala en un tiesto o una jardinera. También puedes hacerlo con mondas de patata, cáscaras de plátano o corazones de manzana. Seguro que tus plantas te lo agradecerán y reducirás sensiblemente la cantidad de residuos que generas.

Sistema de riego
Si tienes un huerto, optimiza tu sistema de riego. Hazte con un medidor de agua para saber con precisión la cantidad que necesitan tus plantas y hortalizas. El riego por goteo es la mejor opción para ahorra agua, frente al tradicional riego por inundación. Mantén a raya las malas hierbas que les quitan sustento a tus plantas, pero no las tires. Te lo explicaremos en el siguiente punto.

Recicla las malas hierbas
No hay nada mejor que el compost para nutrir tus vegetales. En lugar de gastarte una buena cifra en abonos industriales, fabrícate tu propio compost con esas malas hierbas que crecen en tu huerto. Tritura los vegetales todo lo que puedas con ayuda de unas tijeras de podar y almacénalos en un lugar adecuado. También puedes fabricar tu compost en un bidón de plástico. Al cabo de unas semanas, la materia vegetal se irá descomponiendo y estará lista para usar como abono natural.

Ahorra en cosméticos
La planta de aloe vera posee unas cualidades excepcionales para el cuidado y la correcta hidratación de la piel. Este tipo de cactus es ideal para tener en el interior de tu casa, pues no necesita mucha agua, ni grandes cuidados. Sólo tienes que conseguir una maceta de barro. A continuación, le añadimos la mitad de turba y la mitad de tierra de jardín. No olvides añadirle gravilla al fondo de la maceta para que sirva de drenaje y alivie el exceso de agua. Por último, planta el esqueje en la maceta. En un breve espacio de tiempo verás los resultados tanto en tu piel, como en tu bolsillo.

Trucos para ahorrar en los gastos de tu perro

Tu mascota también puede ser víctima de la crisis. En tiempos en los que toca apretarse el cinturón, la alimentación y la vida de tu mejor amigo pueden resentirse. Para evitar que esto ocurra, puedes tener en cuenta una serie de consejos a seguir que te ahorrarán dinero para que puedas disfrutar de la compañía de tu perro sin tener que privarte de nada.

Adoptar antes que comprar
Si te estás planteando tener un perro esta es la mejor opción. Hay gente que le da mucha importancia a la raza o el pedigrí de su mascota. Si eres uno de ellos, quizá preferirás gastarte una buena cifra en una tienda de animales.

Si, por el contrario, crees que lo más importante es la compañía que te puede aportar un amigo perruno y, además, estás sensibilizado con el abandono y el maltrato animal, la adopción es la mejor de las opciones, además de la más económica. Acércate a cualquier protectora y podrás comprobar que adoptar un animal supone un gasto asumible. Además, todos los animales son dados en adopción desparasitados y con su chip correspondiente.

También es necesario recordar que con la adopción de un perro no sólo le estás dando un hogar a un animal abandonado, sino que tu aportación económica servirá para mejorar las condiciones de vida de otros animales.

Ahorrar en la alimentación
Si tú cuidas lo que comes ¿cómo no cuidar la alimentación de tu mascota? Los piensos de calidad no siempre son los más baratos. Por ello, si no quieres renunciar a la calidad, lo mejor es comprar los sacos más grandes, puesto que se reduce notablemente el precio por kilogramo. Esta opción es recomendable para los que tengan animales grandes y que necesiten mucha comida.

Nunca está de más buscar las mejores ofertas y descuentos. Además, existen tiendas donde venden pienso a granel, lo que puede suponer un ahorro considerable en los gastos que requiere tu mascota.

Juguetes caseros
Busca en el trastero o en algún armario de tu casa. Seguro que encuentras algún muñeco, balón o pelota que ya no usas y que se te había olvidado que estaba ahí. Todo ello puede ser susceptible de ser utilizado como juguete en los paseos con tu perro. Sólo tienes que asegurarte de que el objeto a reciclar no tenga aristas ni partes punzantes que puedan dañar a nuestro amigo perruno.

Cuida a tu perro del frío
Al igual que en el punto anterior, los trasteros y los armarios ofrecen un sinfín de posibilidades para abrigar a tu perro. Convierte ese viejo jersey de punto que hace siglos que no te pones en un abrigo para tu mascota o diseña con una tela impermeable y unas tijeras un chubasquero para evitar que se moje.

Visitas al veterinario
En toda cuestión relacionada con la salud, prevenir es mejor que curar. Planifica visitas periódicas a tu veterinario de confianza y consulta las opciones de pago que ofrecen. Muchos centros veterinarios ofertan tarifas planas o igualas que pueden amoldarse a tu capacidad económica. Un perro bien alimentado y controlado por un especialista puede tener una calidad de vida óptima.

Higiene canina
¿Qué mejor manera de estrechar lazos con tu mascota que un buen baño? Bañar a tu perro en casa puede ser una experiencia divertida para ambos. También puedes cortarle las uñas y el pelo, previa consulta al veterinario. Es mejor que te explique antes cómo hacerlo.