Ahorrar con las marcas blancas

ahorrar_marcas_blancas

 

Si nuestro presupuesto a la hora de hacer la compra es ajustado, las marcas blancas pueden resultar uno de los mejores aliados para los consumidores. Más aún en los tiempos de crisis en los que vivimos, cada vez son más las familias que ven reducidos sus presupuestos a la hora de hacer la compra. Por eso las marcas blancas pueden suponer para muchos la única solución para conseguir llenar la nevera. Los supermercados que están al tanto de los hábitos de consumo, son cada vez más los que ofrecen más variedad de productos con marcas blancas, nos encontramos casi todos los productos de las grandes marcas.

Ya desde el año 1975 comenzaron a distribuirse los productos de las marcas blancas en los establecimientos habituales, para así conseguir una fidelización por parte de los clientes.
Hoy día su consumo es de lo más habitual, llegando incluso consumidores a preferir los productos de las marcas blancas antes que los de marca.
Estudios realizados por la OCU el año pasado revela que llenar el carro con marcas blancas puede suponer un ahorro de más de 3000 euros anuales. En muchos de los productos el ahorro puede suponer entre el 39% al 50%.

 

ahorrar_marcas_blancas

 

Otro dato importante a tener en cuenta es que estos productos de marcas blancas hoy día no sólo las podemos encontrar en alimentación, sino que se pueden encontrar en todos los ámbitos de nuestra vida.
En muchas ocasiones hemos oído hablar que si pagamos más por un producto de calidad, estamos pagando la marca, en muchas ocasiones resulta cierto.

Según la OCU: los productos mejor valorados de primeras marcas a la hora de realizar la compra son: los huevos, yogures, embutidos y precocinados; mientras que para productos como verduras congeladas, cafés, galletas, legumbres y otros, se consumen más marcas blancas.
Algo que hay tener presente es que tampoco se trata de comprar el producto más barato, sino de intentar ahorrar eligiendo un producto de una calidad razonable. Si que es verdad que existen marcas blancas que pueden ser de una baja calidad y muchas otras que son un auténtico descubrimiento. Para ellos debemos acostumbrarnos a leer las etiquetas del fabricante, ya que en muchas ocasiones productos de marca blanca están fabricados por los mismos que realizan productos de marca, lo que nos puede indicar que se trata de un producto muy similar y que apenas puede haber diferencia.

Como ya señalamos anteriormente, no solo podemos encontrarnos productos de marcas blancas en alimentación sino que también existen en ropa, material escolar, material de trabajo, herramientas, productos de limpieza y aseo, etc.
En cuanto a los medicamentos genéricos lo que debemos saber es que lo importante son los principios activos y su biodisponibilidad. Ya que aunque el nombre y su embase cambie son igualmente eficaces.
Como consideración final, añadir que muchos productos de marca aumentan su precio debido a costes de publicidad, asegurar ciertos estándares de calidad. Por eso lo que debemos hacer es ir probando los productos de marcas blancas hasta dar con las más adecuadas a cada familia o persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*