Cómo ahorrar dinero con los electrodomésticos

 

Hoy en día la factura de la luz puede suponer un gasto muy importante en la mayoría de los hogares. Debemos tener en cuenta que el 20% de la energía que se consume en España viene de nuestros hogares.

Entre todos los electrodomésticos del hogar el que más consume es el frigorífico, más incluso que la lavadora y televisor juntos. Es importante conocer el reparto del consumo energético que existe en los electrodomésticos del hogar, habitualmente es el siguiente:
Iluminación: 18%
Frigorífico: 20%
Calefacción: 15%
Televisor: 10%
Vitrocerámica o cocina eléctrica: 9%
Lavadora: 8%
Pequeño electrodomésticos como puede ser la plancha: 7%
Horno eléctrico: 4%
Ordenador: 1%
Microondas: 2%

ahorrar_electrodomesticos

Estos son algunos consejos para ahorrar energía con los electrodomésticos en el hogar:
Revisar la potencia contratada en el hogar:
en ocasiones disponemos de un contrato de potencia muy por encima de las necesidades del equipamiento del hogar.
Vigila el standby: el consumo que suponen los electrodomésticos que no estamos usando pero que están en modo standby pueden suponer entorno a un 15% del consumo eléctrico de la vivienda, cantidad que nos ahorraríamos si apagamos los aparatos de forma completa. Ya que muchos electrodomésticos consumen energía cuando no los estamos utilizando ya que en lugar de apagarlos los dejamos en modo espera con el piloto encendido.

Tener en cuenta el etiquetado energético en los electrodomésticos: es importante a la hora de comprar un electrodoméstico, hay que elegir el más eficiente. El etiquetado energético nos informa sobre el consumo de energía y otros datos complementarios relativos a cada tipo de aparato a lo largo de su vida. Están identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes. Progresivamente van apareciendo nuevas clases más eficientes, A+, A++ y A+++.

Cargar al máximo el lavavajillas y la lavadora: utilizar el programa adecuado según el grado de suciedad. Además debemos limpiar periódicamente los filtros de agua y vigilar el mantenimiento del lavavajillas y la lavadora para su correcto funcionamiento.
Regular adecuadamente la temperatura del frigorífico y eliminar la escarcha.
Utilizar más el microondas en lugar del horno:
se puede obtener un ahorro superior al 60% ya que el microondas es el electrodoméstico que menos energía emplea en recalentar la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*